Una vida después, el PSPV volvió a vencer. Han pasado 28 años, 25 procesos locales, autonómicos, generales y europeos. También han desfilado líderes y gestoras, y noches electorales amargas sin fin. Pero los socialistas vuelven a ser hegemónicos y Ximo Puig gobernará otros cuatro años.

Una legislatura en el Palau ha ayudado a Ximo Puig a detener la hemorragia para volver a convertir al PSPV en el primer partido de la C. Valenciana, una condición que no disfrutaba desde las autonómicas de 1991, con Joan Lerma. Con el 24% de votos logrado ayer, Puig mejora en cinco puntos sus resultados de 2015, cuando vivió la dulce paradoja de convertirse en president pese a cosechar el peor registro de la historia de su partido en cuatro décadas de autonomía, con un 20,28% de votos.

El tripartito del Botànic logra parar a la derecha en Valencia

Gracias a este resultado, Puig se asegura cuatro años más en el cargo, con la necesaria reedición del pacte del Botànic junto con Compromís y Unides Podem. Puig, además, consigue ampliar de dos a ocho puntos la ventaja ajustada que logró ante Mónica Oltra en 2015. Ha logrado más escaños que Compromís y Unidas Podemos juntos. Ninguno de sus socios podrá cuestionar que siga en el Palau. Puig se garantiza también una legislatura más tranquila, con menos presión de sus socios.

El PSPV recabó 637.673 votos (fueron 509.098 en 2015) que se convierten en 27 escaños, cuatro más que en 2015, y mejora en las tres provincias, donde fue el más votado. Ganó un escaño en Castelló y dos en Alicante y València. En votos, fue en la provincia de València, la más poblada, donde logró su peor resultado, aunque frenó a Compromís, que en 2015 protagonizó un sorpasso en esta circunscripción. En el cap i casal, los socialistas mejoran siete puntos sus resultados, aunque aún se ven superados por Compromís, la formación del alcalde Joan Ribó. En las capitales de Alicante y Castelló, el PSPV fue el más votado.

A Puig le ha salido bien la controvertida decisión de adelantar las elecciones autonómicas y fiar su destino al tirón electoral de Pedro Sánchez para sacar provecho de una movilización histórica de la izquierda ante la amenaza ultra.

Puig obtuvo varias victorias con el adelanto: la primera es que frenó a Compromís, que pierde votos tras una campaña marcada por la agenda española; también ayudó a Unidas Podemos, gracias al tirón de Pablo Iglesias, a sortear el temible listón del 5% en el que le situaban algunas encuestas. Era el mayor riesgo real para la reedición del Botànic. Enfrente, Puig tendrá un bloque conservador con más voces y el PP debilitado.

Pedro Sánchez ayudó a Puig, pero también obtuvo grandes réditos en la C. Valenciana. Porque el PSOE vuelve a ganar unas generales aquí, algo que no conseguía desde 1989. Sánchez se llevó el 27,8% de los votos de la C. Valenciana, apenas unas décimas por debajo del conjunto del país, y una bolsa de en torno a 740.000 papeletas.

Solo Andalucía, con el 34%, le ha brindado un resultado mejor entre las grandes autonomías. Teniendo en cuenta que el PSOE sufre en València el efecto Compromís, el resultado es destacable. También el PSOE rompe una dinámica negativa en la C. Valenciana, y mejora los pésimos resultados de 2011, el 27% de Rubalcaba, cosechados aún bajo el régimen bipartidista. La C. Valenciana se convierte así en uno de los mayores graneros de votos para el PSOE. Contribuye con el 10% de los votos que aúpan a Sánchez a la Moncloa. Puig podrá ponerlos sobre la mesa en Ferraz, un buen aval para la agenda reivindicativa ante Madrid que tiene por delante en forma de inversiones del Estado o financiación autonómica.

Así, la C. Valenciana es protagonista también del vuelco socialista en España, y se rompe una hegemonía conservadora que se mantuvo en la autonomía incluso en las victorias de Zapatero. El líder del PSOE ha cuidado en estos meses a la autonomía, con gestos como la visita el pasado 9 d'Octubre (la primera de un presidente del Gobierno), la mejora ostensible en los presupuestos generales, y una presencia intensa en campaña, incluido el mitin del cierre el pasado viernes.

Sánchez, de hecho, sacó mejores resultados que Ximo Puig. Una parte de los 744.000 votantes para Sánchez, prefirieron otras opciones para las autonómicas. Puig perdió aproximadamente 100.000 votos.

Los resultados de las elecciones autonómicas y generales 2019, al detalle

Levante-EMV te ofrece toda la información sobre las elecciones generales y las elecciones autonómicas 2019 que se celebraron ayer, domingo 28 de abril. Desde aquí, tienes acceso directo a los resultados de las elecciones generalesresultados de las elecciones generales, así como a los resultados de las elecciones autonómicas 2019 en Valencia, Castelló y Alicante, además de acercarte los resultados de las elecciones autonómicas municipio a municipio de la Comunitat Valenciana y los resultados de las generales por localidades. También puedes consultar los posibles pactos electorales tras los comicios, tanto en España como en la Comunitat Valenciana. Toda la información de los resultados de las elecciones 2019, a un solo click.