Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arquitectura

Un proyecto valenciano aspira a reconstruir la catedral de Notre Dame

La propuesta combina técnicas modernas y clásicas y plantea el acristalamiento de la bóveda

Proyecto de la empresa valenciana Denis Laming

El incendio que se declaró el pasado 15 de abril en la catedral parisina de Notre Dame suscitó de forma inmediata un interés mundial capaz de trascender a la propia ciudadanía de la capital francesa. Así, la emblemática construcción consiguió reunir más de 900 millones durante las primeras 12 horas posteriores al suceso. Una voluntad colaborativa destinada a las labores de reconstrucción del templo de la que València no ha querido quedarse fuera.

José Luis Crespo, arquitecto del estudio Denis Laming con sede en la capital del Turia, ha presentado junto a su equipo un proyecto al Gobierno de Francia, así como a las entidades eclesiásticas y patrimoniales del país galo, en el que se concreta un modelo de intervención en Notre Dame centrado en tres líneas de actuación: reconstrucción de la aguja, acristalamiento de la bóveda central y rehabilitación de la estructura de madera. «A todos los arquitectos les encantaría trabajar en un proyecto así», esgrime. «Son animales raros que nos complican la vida, pero también nos gustan».

Nació en la comarca del Camp de Túria, en el municipio de la Pobla de Vallbona, pero su familia se trasladó a París cuando él tenía cinco años, por lo que ha vivido en la ciudad francesa hasta hace seis años. Afirma sentirse valenciano y parisino, por lo que asegura que «es muy sensible al edificio», el cual se instruye en los estudios de Arquitectura del país vecino.

Tras la consulta de diversos proyectos y el debate generado sobre las técnicas óptimas que debían seguirse, como explica, su equipo decidió «espontáneamente» elaborar un plan de intervención que uniese «las nuevas tecnologías con lo antiguo», pues «hacer una obra de arquitectura muy moderna en Notre Dame no nos parece correcto, para eso coges un terreno al lado y construyes otra cosa», comenta entre risas. Por el contrario, tampoco considera «acertada» la construcción de forma «idéntica», pues «los procesos y la tecnología han cambiado».

Mantener la imagen histórica

De este modo, el proyecto defiende la rehabilitación del sacro templo con materiales modernos restituyendo la estética clásica para que «la imagen histórica no cambie». En caso de que este fuese aprobado, un equipo multidisciplinar trabajaría desde los diferentes despachos del estudio ubicados en París, China y València.

Un proceso de reconstrucción en el que, además de la arquitectura, también intervendría la maquetación, ingeniería o restauración, entre otros, por lo que Crespo asegura que todavía es «pronto» para obtener una respuesta. No obstante, en función de las promesas del primer ministro francés de devolver a Notre Dame su ostentosa magnanimidad en un periodo máximo de cinco años, esgrime que existe una voluntad de que el proceso se agilice, por lo que estima en un par de meses el tiempo necesario para conocer si el proyecto se ha licitado finalmente.

La gran apuesta del estudio Denis Laming es el acristalamiento de la bóveda de Notre Dame en cuya parte inferior se situarían diversos espacios modernos. Sobre el uso de los mismos que propone el proyecto de José Luis Crespo se encuentra la celebración de eventos destinados a la Paz, eso sí, estos no podrán contar con un elevado número de personas, pues «no será una sala de espectáculos».

Un techo que se podrá abrir

Para evitar que el espacio se convierta en un «invernadero», se instalaría un techo metálico que puede deslizarse y abrirse. Así, durante el día, cuando la luz incide sobre la estructura, permanecería cerrado para proteger la bóveda. Por el contrario, el techo se abriría durante la noche descubriendo una estancia «iluminada». «Una zona espectacular con una vista que abarca toda la ciudad», como define el arquitecto.

Respecto a la aguja, aunque en su reconstrucción sí se emplearía la madera, su revestimiento se elaboraría con un material metálico más moderno y ligero que el plomo original que mantuviese el aspecto previo al incendio. «La idea no es hacer una aguja simbólica, sino reconstruir la original mejorando los materiales».

Compartir el artículo

stats