16 de mayo de 2019
16.05.2019
Tribunales

El obispo Escudero deriva en el fallecido García-Gasco las decisiones de la visita papal

El prelado admite que la deuda se generó porque esperaban cinco millones de peregrinos, pero finalmente solo asistieron 1,5 millones

16.05.2019 | 00:28
El obispo Escudero deriva en el fallecido García-Gasco las decisiones de la visita papal

El obispo auxiliar de València y presidente de la extinguida Fundación V Encuentro Mundial de las Familias (Fvemf), Esteban Escudero, derivó ayer todas las decisiones adoptadas para organizar la cita religiosa y la visita del papa en Agustín García-Gasco, entonces arzobispo de València y después cardenal, fallecido el 1 de mayo de 2011.

«Era una estructura piramidal» en la que el arzobispo era quien tomaba las decisiones», declaró Escudero, según aseguran fuentes conocedoras de su declaración como imputado ante el Juzgado de Instrucción 5 de València y el fiscal anticorrupción.

El obispo intentó sentarse en el estrado de las defensas, pero fue invitado por la magistrada a hacerlo en el banquillo de los acusados de la sala de subastas de la Ciudad de la Justicia que acogió la declaración y a la que entró por la puerta trasera, para evitar a los periodistas, algo prohibido por Justicia.

El prelado sólo respondió a la jueza y a su abogado, José María Mas Millet. Justificó que en ningún momento pensaron que la fundación tuviera que cumplir la ley de contratos de las Administraciones Públicas porque se consideraba que era una fundación privada. Por este motivo los contratos se hicieron con empresas cercanas o colaboradoras, aunque se buscaban tres presupuestos para elegir las más baratas. También añadió que el método de organización fue crear «grupos de trabajo» para las mochilas, las relaciones con el Vaticano o la instalación de vallas, entre otros asuntos.

El problema que hubo, declaró, es que se esperaba mucha más gente de la que finalmente acudió al Encuentro Mundial celebrado en València en julio de 2006. El anterior evento de este tipo celebrado en Manila acogió a tres millones y en València se esperaban cinco o seis millones, porque era «un acto religioso en una ciudad con proyección internacional». De ahí que se buscara la complicidad de las tres Administraciones: Generalitat, Diputación y Ayuntamiento de València.

Previsiones excesivas

Pero finalmente, al V Encuentro Mundial de las Familias sólo asistieron 1,5 millones de personas por lo que las previsiones en urinarios, sillas, vallas, quedaron excesivas para lo que realmente se necesitó, explicó el obispo auxiliar.

Años después de la visita del papa, las deudas de la fundación ascendían a 4,9 millones, según reveló un informe de la Intervención elaborado en enero de 2016. Y es que en la visita del papa se disparó con pólvora de rey. Entre otros gastos, se destinaron un total de 3,1 millones a los 6.864 urinarios móviles que se instalaron para los millones de peregrinos que iban a inundar la ciudad y otros 1,5 millones más se gastaron en construir el altar-escenario de 5.400 m2 coronado por una torre, a cargo del arquitecto Juan Pablo Mas Millet, hermano del abogado del obispo.

También se pagaron 1,7 millones de euros en el alojamiento de los 3.000 miembros de la curia eclesiástica que concelebraron la eucaristía conclusiva del V Encuentro Mundial de las Familias, según datos desvelados por la Intervención.

El obispo Esteban Escudero estaba muy preocupado porque se filtraran estos datos. En un escrito del 3 de marzo de 2014 aseguraba al servicio de entidades jurídicas de la Conselleria de Justicia, entonces dirigida por Serafín Castellano: «Rogamos máxima discreción respecto al asunto, por la obligación de guardar el secreto comercial». La deuda de la Fvemf fue finalmente asumida por la Generalitat (dos millones) y abonada por el arzobispado, aunque otras tres grandes empresas renunciaron a cobrar 2,4 millones de euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2018/19

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2019

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2019, así como el calendario escolar para el curso 2018/19.