30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Propuesta

El PSPV plantea conselleries compartidas con Compromís y otras solo de Podemos y EU

La izquierda empieza hoy la negociación formal del nuevo acuerdo de gobierno con la incógnita principal de las exigencias de Oltra

Los negociadores del nuevo pacto de gobierno de la izquierda empiezan esta tarde la tarea de verdad, que no termina de arrancar. Los socialistas acuden con un planteamiento en cuanto a la estructura del futuro Consell: mestizaje, sí, pero más asimétrico del que ha operado en la legislatura pasada. Mestizaje, sí, ya que se interpreta como una de las claves de la ausencia de tensiones internas graves, pero circunscrito a PSPV, como en los últimos cuatro años.

La tesis de los negociadores de Ximo Puig, según ha podido saber este diario, es que no conviene poner en riesgo el modelo que ha funcionado con la introducción de un actor nuevo y bicéfalo (Unidas Podemos). Incorporar en los organigramas de las conselleries representantes de las tres formaciones de la izquierda se antoja, argumentan, como un elemento que podría ralentizar y entorpecer la gestión.

Los socialistas (y en eso los dirigentes de Compromís también se han manifestado a favor) contemplan que Esquerra Unida y Podemos puedan controlar áreas de responsabilidad, al nivel de conselleries, pero ahí quedaría concentrada su presencia en el ejecutivo.

De entrada, fuentes de Unidas Podemos expresan reticencias con la propuesta, pero su posición es de mayor debilidad tras el 26M y parten de la exigencia de tener algún conseller. Que se les acepte este planteamiento y que además se les abra la puerta de todas las conselleries parece demasiado para una confluencia en horas bajas, aunque necesaria, como subrayan, para la mayoría de los partidos del Acord del Botànic.

Sin grandes expectativas

La estructura de los últimos cuatro años se ha basado en el mestizaje en las ocho áreas de gobierno, dejando exentos del sistema de reparto interno de cargos a Presidencia (para PSPV) y Vicepresidencia (en el área de Políticas Inclusivas sí había representación socialista).

Los 18 negociadores de las tres formaciones acuden al encuentro de hoy con la intención de fijar un calendario y la organización del trabajo para los próximos días. No son de esperar avances considerables, más allá de establecer las cuatro mesas programáticas y empezar a hablar de la arquitectura del fututo Consell (sin nombres aún).

La principal incógnita es el planteamiento de Compromís y su líder, Mónica Oltra, en este punto, una vez que el PSPV da por implícitamente aceptado que Puig será el presidente. Así que esperan que la ahora vicepresidenta aclare por boca de sus negociadores cuántas conselleries considera para lo suyos y qué espacio se reserva para ella misma.

La próxima cita está prevista para el viernes. Antes cada partido podrá consultar internamente lo planteado esta tarde. El margen para un acuerdo se extiende hasta el 11 de junio. Al día siguiente vence el plazo legal para la votación de la investidura del nuevo presidente de la Generalitat.

Compartir el artículo

stats