Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Detalles

La denominación Botànic II coge fuerza y la firma será en Alicante

El tripartito se decanta por mantener la marca emblema de la primera era pese a que Podemos quería otro nombre - Se crearán tres áreas nuevas: Vivienda, Calidad Democrática y Universidades

El nuevo organigrama de la Generalitat empieza a coger forma tras siete encuentros y decenas de horas de reunión entre los representantes de PSPV, Compromís y Unides Podem. El acuerdo sobre lo que los negociadores denominan «arquitectura institucional» estuvo anoche cerca pero finalmente no se concretó. Los negociadores juegan ya al límite y pueden producirse cambios hasta el último segundo. Pero la composición del nuevo Consell no diferirá mucho de la que aparece junto a esta información.

La denominación Botànic II es la que más papeletas tiene para dar nombre al segundo pacto de izquierdas en el Consell. Habrá continuidad en la marca comercial del ejecutivo valenciano, un emblema de las izquierdas que se ha consolidado en estos años.

Tampoco ha surgido un nombre alternativo pese a que Unides Podem quería rebautizar el pacto para señalar que se abría una nueva etapa distinta a la anterior. Pero el nombre de Montgó no cuajó y la denominación ya no parece que vaya a cambiar.

Ayer, los partidos comenzaron a preguntar a sus bases vía telemática por el acuerdo, pese a que no está cerrado ni se ha hecho público. En principio está previsto que se firme formalmente en Alicante. Pero es complicado que pueda ser mañana y el miércoles se celebra ya la sesión de investidura de Ximo Puig como presidente. La intención de los tres partidos es que la rúbrica formal no sea en València, como en 2015 cuando se eligió el jardín del Botànic, sino en Alicante. Los tres partidos apuestan por realizar el acto oficial en la segunda ciudad más poblada de la Comunitat Valenciana porque con ello dan pasos hacia una mayor vertebración de la Comunitat Valenciana. La primera ubicación planteada es la del castillo de Santa Bárbara, aunque desde el ayuntamiento, gobernado por el PP, señalaron que ya estaba solicitado para otro acto, pero que se iban a dar todas las facilidades posibles. Ayer se barajaba otra opción, como segunda alternativa, la de un jardín que también se llama Botánico en la zona de Benalúa, aunque habrá que esperar porque la visita a Alicante se canceló ayer.

Tres consellerias nuevas

Respecto al organigrama del nuevo Consell, el grueso de las áreas y el reparto competencial se mantiene. El número de conselleries quedará fijado en doce, incluida Presidencia (dos más que en la actualidad), y la gran novedad es la creación de tres carteras nuevas, con dos de ellas a cargo de Unides Podem, las de Vivienda y Calidad Democrática, mientras Universidades e I+D+I quedaría en poder del PSPV.

Una de las nuevas es Vivienda, que podría añadir las políticas de Cambio Climático, aunque Compromís era reacio anoche a perder esta competencia porque ya ha cedido una conselleria de las cinco que tenía. La cartera de Vivienda podría gestionarla el portavoz de Unides Podem, Rubén Martínez Dalmau, que sería el primer conseller nombrado a instancias de Podemos.

Si Cambio Climático acabara en Vivienda quedaría desgajado de la gestión medioambiental, que dependerá de Agricultura y recaería en el Bloc, aunque con peso de Els Verds. Descartado que siga Elena Cebrián, el conseller o consellera sería nuevo. Agricultura vuelve a convertirse en departamento con ese nombre y mantiene las competencias de Agua, hoy una dirección general en manos de los socialistas.

La segunda cartera nueva estrenaría denominación. Se trata de Calidad Democrática, que estará en manos probablemente de Esquerra Unida, aunque las formaciones que componen la coalición tienen que ponerse de acuerdo aún. El nuevo departamento podría tener como consellera a la coordinadora general de EUPV, Rosa Pérez Garijo.

Calidad Democrática heredería el grueso de las competencias de la extinta Transparencia que en el anterior cuatrienio dirigió Manuel Alcaraz y de la que formaban parte también las áreas de Responsabilidad Social, Participación Ciudadana, Cooperación Exterior y Solidaridad.

Calidad Democrática no asumiría Memoria Histórica aunque se ha hablado mucho de esa posibilidad porque la probable consellera, Rosa Pérez, dirigía esa área en la Diputación de València de una forma muy activa.

Memoria Democrática seguiría en la Conselleria de Justicia, donde es muy probable que continúe también Gabriela Bravo, quien en la legislatura pasada impulsó la Ley de Memoria Democrática, aprobada por las Corts en octubre de 2017. Asumiría también el área de Emergencias.

Otra de las fricciones estaba ayer en la división de Educación y Cultura. Vicent Marzà estará al frente de Educación y aunque añade Empleo. La otra conselleria en manos de Compromís sería Economía, pero sin Empleo. Uno de los nombres que suena es el de la exdiputada Mireia Mollà. La vicepresidencia, que ostentará de nuevo Mónica Oltra, mantiene las competencias. La tercera conselleria nueva es Universidades con I+D+I en manos del PSPV.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats