Suscríbete Ahora

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Futuro

Puig medita repetir tras el debate de la sucesión al aupar a Arcadi España

El nuevo titular de Política Territorial y mano derecha del jefe del Consell aterriza con un alegato por la gestión con "seguridad jurídica"

Puig medita repetir tras  el debate de la sucesión  al aupar a Arcadi España

Puig medita repetir tras el debate de la sucesión al aupar a Arcadi España

Hay una frase de George Steiner que dice que «el mayor privilegio, la mayor libertad, es no tener miedo de equivocarse» ( El largo sábado). El president de la Generalitat, Ximo Puig, invocó ayer esta cita en los corrillos posteriores a la toma de posesión del Consell ante los comentarios sobre la clave sucesoria en la designación de su hasta ahora jefe de gabinete, Arcadi España, como titular de Política Territorial.

Puig estaría pensándose así dar marcha atrás al anuncio de apartarse de la primera línea política tras esta legislatura. Todo empezó en el último congreso del PSPV, celebrado en Elx en julio de 2017, cuando tras renovar la secretaría general dijo que no se postularía para otra reelección como líder de los socialistas.

Esa afirmación conllevaría que el partido tendría que elegir secretario general en un congreso que deberá celebrarse entre 2020 y 2021, según cuando convoque el federal Pedro Sánchez.

Este panorama hace que los movimientos internos empiecen a interpretarse en clave sucesoria. Ha pasado así con la elección de los diputados provinciales en Castelló y Valencia. Y ahora se vuelve a dar con la promoción al Consell de quien ha sido la mano derecha de Puig. Para algunos, sería una manera de situarlo en la carrera por la sucesión o de, al menos, prepararlo para cargos de mayor relevancia en el PSPV.

Pero todo el debate puede desmoronarse si Puig, de 60 años (Carmena o Ribó son mayores), se desdice finalmente de su anuncio y opta a continuar como líder. Ello, a pesar de que también se ha declarado partidario de limitar la presidencia de la Generalitat a ocho años.

De momento, el nuevo conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad -quien explicó que recibió la llamada del president el domingo a las ocho de la tarde- afronta su nueva responsabilidad parafraseando a Shakespeare en Cimbelino, «acogiendo el tiempo tal como él nos viene».

Agradeció al equipo de su antecesora, Maria José Salvador (presente en la sala), «el trabajo duro y eficaz para resetear estar conselleria». Y que él propone «continuar para avanzar hacia la modernidad del siglo XXI. Hemos de hacer mejor lo que ya se hace bien», defendió, inspirado en tres conceptos: «Eficiencia, sostenibilidad e innovación».

Preguntado por el escaso presupuesto que ha recibido obras púlicas en los últimos años, el nuevo conseller aseguró que «no se trata solo de tener más presupuesto, sino de gastar mejor el que ya tienes, porque gestionar no es sólo gastar, como dice el conseller de Hacienda, Vicent Soler. Gestionar es gastarlos bien y con seguridad jurídica, como diría la consellera Gabriela Bravo».

Con respecto al área de movilidad, una declaración de intenciones de la nueva conselleria, y preguntado por si hará la revolución como en València, aseguró que a su nuevo departamento le añade «el apellido de sostenible. La movilidad tiene que ir por donde va el futuro, no tenemos que retrotraernos a los medios tradicionales. Cualquier novedad hay que ir explorándola siempre con diálogo con todo el mundo. Sin imposiciones y avanzando hacia un futuro más sostenible y ecológico».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats