20 de junio de 2019
20.06.2019
Medio Ambiente

Impulso al desarrollo del Alto Turia y Valle del Cabriel con las Reservas de la Biosfera

La Unesco reconoce por primera vez dos enclaves protegidos de la Comunitat Valenciana, lo que supondrá colocarlos en las principales guías del turismo ecológico - La consecución de este sello territorial es un enorme reclamo para el mundo científico

20.06.2019 | 00:03
Impulso al desarrollo del Alto Turia y Valle del Cabriel con las Reservas de la Biosfera

El Alto Turia y el Valle del Cabriel alcanzaron ayer resonancia internacional con la designación de ambos enclaves como Reservas de la Biosfera, situación inédita en el caso de la Comunitat Valenciana. Algo que servirá para colocar estos espacios en las principales guías del turismo ecológico y la investigación de la biodiversidad, además de un impulso económico mayúsculo para el mundo rural que lucha contra la despoblación. Aspecto este último en el que incidía ayer Andrés Perelló, embajador delegado permanente en la Unesco. «Se trata de un reconocimiento muy importante, y que supondrá un despegue para núcleos de población muy pequeños abocados casi a la desaparición», señalaba el socialista. La Unesco también incluyó a La Siberia, en Extremadura, situando a España como líder mundial en Reservas de la Biosfera con un total de 52 y superando así a Estados Unidos (46), Rusia (41) o China (33). En la actualidad, existen 726 distribuidas por hasta123 países.

El Alto Turia comprende a siete municipios de la Comunitat Valenciana (Aras de los Olmos, Benagéber, Casas Altas, Casas Bajas, Chelva, Titaguas y Tuéjar), pero también al de Santa Cruz de Moya, en Castilla-La Mancha. En cuanto al Valle del Cabriel, incluye a Villagordo del Cabriel, Venta del Moro, Caudete de las Fuentes y Requena, la única localidad valenciana grande, extendiéndose su afectación a numerosos términos municipales de Castilla La Mancha y también Aragón.




Ramiro Rivera, alcalde de Titaguas, era uno de los que más celebraban ayer en París el reconocimiento por parte de la Unesco. «Hace diez años nadie se creía esto», recordaba, echando la vista atrás. De ahí que agradeciera «el impulso dado en esta última legislatura por el Consell del Botànic y Elena Cebrián» hasta hace solo unos dias al frente de la Conselleria de Medio Ambiente. Espaldarazo que también se dió a la candidatura del Valle del Cabriel, promovida por Sergio de Fez, alcalde de Enguídanos y presidente de la Asociación Valle del Cabriel Reserva de la Biosfera.

Rivera tampoco quiso dejarse fuera a la Universitat de València, «apoyando siempre la iniciativa», según el socialista. «Ha sido algo imprescindible», enfatizaba. Para Rivera, además de lo que supone de ratificación de un espacio ya protegido, ser Reserva de la Biosfera implica «poner en valor el mundo rural». «Es una herramienta más en la lucha contra la despoblación», apuntaba.

Almendros, vides y olivos

En la zona del Valle del Cabriel ahora destacada por la Unesco, y que se extiende a lo largo de 421.765 hectáreas, habitan más de 27.000 habitantes, repartidos entre los municipios de la Comunitat Valenciana, Castilla La Mancha y Aragón. La agricultura es el medio de vida mayoritario, enfocado sobre todo a la producción vitivinícola, el cultivo del almendro, el olivar y la siembra de cereales. Vanessa López, alcaldesa de Caudete de las Fuentes, se mostraba más que satisfecha por el reconocimiento de la Unesco. «Es una oportunidad para la creación de empresas relacionadas con el turismo, la conservación de la naturaleza o los ecosistemas que permitirán un desarrollo ambiental sostenible que repercuta en la mejora de nuestros vecinos», señalaba López (Ciudadanos).

El Alto Turia, mientras, comprende una superficie menor, con 67.080 hectáreas y una población de 4.296 habitantes permanentes y otros 6.500 estacionales. Predomina el sector secundario, sobre todo enfocado a la construcción y las pequeñas industrias. La intención de nombrarla como reserva «es desarrollar el comercio local, teniendo en cuenta los productos de calidad reconocida como ejemplo de desarrollo sostenible». El objetivo común siempre es buscar un motor de empleo, que permita mantener habitantes y atraer a nuevos, luchando así contra uno de los problemas más acuciantes, la despoblación.

Fomento de la investigación

La Confederación Hidrográfica del Júcar y la Diputación de Valencia, así como el Ministerio de Medio Ambiente han tenido también un papel importante apoyando la iniciativa que hace una década puso en marcha la Mancomunidad del Alto Turia. Las Reservas de la Biosfera fomentan la investigación de los sistemas naturales, la antropología y la sociedad «buscando modelos de uso del territorio que mejoren el bienestar humano sin degradar el medio ambiente».

Actúan además como reclamo para científicos y estudiosos, con lo que supone de proyección a nivel mundial. Los mayores beneficiarios son siempre sus habitantes, incluyendo a los propietarios de explotaciones agropecuarias o forestales, con la protección del suelo y el agua como recursos básicos, la diversificación y estabilización de la economía o el fomento y valorización de productos locales.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Calendarios 2019/20

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2020

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2020, así como el calendario escolar para el curso 2019/20.