Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo el 18% de los adolescentes que cometen un delito son extranjeros

Un informe de Save The Children alerta de la «desprotección» de los menores migrantes no acompañados

La policía impidió ayer una concentración autorizada a la puerta del CIE de Zapadores.

La policía impidió ayer una concentración autorizada a la puerta del CIE de Zapadores. germán caballero

Son extranjeros, son menores de edad, están solos y carecen de documentación. Pero no son delincuentes. En la Comunitat Valenciana sólo el 18,2% de los adolescentes a los que se les ha aplicado medidas por cometer algún delito son de origen extranjero. «Los menores migrantes sin referentes familiares son posiblemente la infancia más vulnerable porque llegan totalmente solos después de haber viajado en condiciones terribles, a veces durante años, niños que escapan de la pobreza, de la violencia, que están expuestos a las mafias y a la desprotección». Así se expresa el director de Save the Children en la Comunitat Valenciana, Rodrigo Hernández, tras presentar el análisis Contando los pasos, un informe donde la entidad ofrece datos sobre las migraciones tanto en la Comunitat Valenciana como en España y plantea una serie de recomendaciones para que las administraciones públicas lleven a cabo políticas migratorias «responsables».

Y es que la organización insiste en la importancia de tener una perspectiva de infancia en las políticas migratorias ya que los niños, niñas y adolescentes representaron el 12% del total de personas que llegaron de forma irregular a España por el estrecho de Gibraltar en 2018. «Tal y como nos muestran las cifras, la inmensa mayoría de estos jóvenes no han mantenido nunca conductas delictivas en su vida, de hecho, en la mayoría de los casos, son ellos las víctimas, y por tanto es nuestra obligación ofrecerles la mejor protección posibles y las mejores condiciones que seamos capaces», lamenta Hernández.

Es más, la ONG defiende que las aportaciones de la población migrante al sistema de bienestar permiten la sostenibilidad de los servicios públicos esenciales para toda la sociedad como son la salud, la educación, el sistema de pensiones o las prestaciones económicas. Y recuerda que, como estima el Fondo Monetario Internacional (FMI), España necesitará más de cinco millones de extranjeros para la sostenibilidad de su sistema de bienestar hasta 2050, casi 170.000 personas cada año.

Paralelamente, la organización también alerta de que el sistema de protección en España ha perdido el rastro de más de 5.000 niños y niñas desde 2015 «cuya responsabilidad tenía encargada».

Save the Children recoge datos, pero también propone soluciones y en materia de infancia migrante insta a las Administraciones a acatar medidas, tanto a nivel autonómico como estatal, entre las que destaca «el desarrollo de la Estrategia de la Ley de Derechos y Garantías de la Infancia y la Adolescencia; un protocolo de llegadas marítimas con enfoque de infancia y plan de contingencia para los meses de mayor presión migratoria; mejorar la identificación de los perfiles más vulnerables (como son niños y niñas sin referente familiar, víctimas de trata y solicitantes de protección humanitaria o internacional) con mecanismos trans-fronterizos para su protección y entrada segura en el país; un procedimiento de determinación de la edad con garantías, respetuoso con los derechos de los niños y las niñas; la creación de un registro unificado de coordinación entre los sistemas de protección autonómicos; la consolidación efectiva del sistema autonómico de acogimiento fomentando el acogimiento familiar o la adecuación de recursos residenciales a pequeña escala generadores de entornos lo más similares posibles a un entorno familiar».

Además, la entidad insta a la «formación y capacitación de todos los profesionales que trabajan en el ámbito de la infancia y adolescencia; a garantizar la corresponsabilidad entre comunidades autónomas con unos estándares mínimos de calidad, facilitando los traslados de los niños entre comunidades autónomas por su cercanía a redes familiares y personales, por necesidades específicas o mayores posibilidades de integración; y a realizar políticas de integración a nivel estatal, autonómico y local y campañas de sensibilización de los fenómenos migratorios y derechos de infancia, contra la discriminación y la xenofobia, así como una estrategia integral para la protección e inclusión de menores sin referente familiar».

Abismo al cumplir los 18 años

Desde Save The Children recalcan que alcanzar la mayoría de edad aumenta su desprotección. Por ello, exigen un «acompañamiento efectivo para una emancipación y transición a la vida adulta, cumpliendo todos sus derechos».

Hernández asegura que «los menores deben estar en familia, es fundamental para garantizar su pleno desarrollo y su inclusión en la sociedad de acogida. Un niño es un niño, independientemente de dónde venga, y es nuestra obligación como sociedad ofrecerle las mejores condiciones para garantizar que su vida sea digna y plena». «Fracasaremos como sociedad si no somos capaces de ver a los niños como lo que son: niños. Si nomos capaces de garantizar sus derechos, independientemente de dónde vengan», concluye.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats