Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell financia una investigación para crear un fármaco contra la gripe

El biólogo Alejandro Mira descubre que hay personas que desarrollan una sustancia natural que protege del virus

La gripe es una enfermedad que afecta cada año a miles de personas, pero para la que no existe un medicamento específico. Algo a lo que el investigador valenciano Alejandro Mira quiere dar la vuelta. El equipo de Mira acaba de recibir una ayuda de 240.690 euros por parte de la Agencia Valenciana de la Innovación, dependiente de la Generalitat Valenciana, para tres proyectos de investigación, uno de ellos enfocado a desarrollar un medicamento contra la gripe.

Al contrario de lo que suele ocurrir, Alejandro Mira centra sus investigaciones en las personas sanas, que parecen inmunes a la gripe. «Hay personas que están habitualmente en contacto con el virus de esta enfermedad, como trabajadores de hospitales o maestros, y nunca contraen la enfermedad o si lo hacen la pasan de una forma muy leve».

El equipo de investigadores, que trabaja para la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio) dependiente de la Conselleria de Sanidad, ha descubierto que estas personas desarrollan de manera natural una sustancia que las protege del virus. «Se trata de un péptido antimicrobiano, que forma parte del sistema inmunitario innato, que es la primera línea de defensa del organismo frente a las enfermedades», señala Mira. Las personas que desarrollan este péptido producen de manera natural una especie de antibiótico que les protege frente a la enfermedad.

La ayuda que acaba de recibir el equipo de Alejandro Mira va a permitir trabajar en varias líneas. «Por un lado, queremos ver si los niveles de este péptido son los mismos entre las personas que sufren gripe y las que no o, si en cambio, producen una variante del mismo». Buscarán también en qué parte del cuerpo humano se producen, «aunque sospechamos que es en la saliva». Una vez definido el péptido, el equipo quiere buscar cómo se podría fabricar de manera sintética, «y poderlo introducir en un spray o en un gel de las manos», señala Alejandro Mira.

Otra utilidad es que podría aplicarse para seleccionar individuos a los que vacunar de la gripe, identificando aquellos pacientes que no lo producen de manera natural, «pues podrían considerarse personas con alto riesgo de contraer la enfermedad».

Primeras pruebas en laboratorio

De momento las investigaciones se han llevado a cabo en laboratorio, exponiendo células humanas al virus de la enfermedad. «Cuando las células tienen este péptido, hemos observado que el virus no se puede adherir a la célula».

El objetivo ahora es repetir estas investigaciones en tejido humano in vitro con distintas concentraciones del péptido. Para ello se emplearán cepas del virus vivo, por lo que se trabajará en un laboratorio de alta seguridad que reúne todas las medidas para manejar estos virus. El equipo de Mira ha tenido que solicitar a la Organización Mundial de la Salud cepas del virus con las variantes más frecuentes del mismo.

Compartir el artículo

stats