La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) reclama al Ministerio del Interior una serie de medidas para cumplir el acuerdo alcanzado sobre equiparación salarial, firmado en marzo de 2018, así como para mejorar las condiciones de trabajo de los guardias y prestar un servicio modernizado y de mayor calidad al ciudadano. Así, denuncian que hay un déficit de personal de más de 1.000 agentes en la Comunitat, donde el Instituto Armado cuenta con una plantilla de 6.700 efectivos.

Según manifestaron ayer el secretario general autonómico de AUGC en la Comunitat, Juan José Tocón; el secretario nacional de Relaciones Institucionales de AUGC, Juan Liébana; y el secretario nacional de Acción Asociativa, José Iniesta, el Gobierno está incumpliendo la cláusula de implementación presupuestaria de 100 millones para la reincorporación de policías y guardias civiles en segunda actividad.

Así, una de las propuestas que plantean es que estos 2.000 guardias mayores de 58 años en la reserva puedan reforzar la lucha contra la violencia machista, realizando seguimiento de casos y valoraciones del riesgo, tras recibir la formación pertinente. De hecho, en la Comunitat Valenciana hay 8.970 casos activos y las unidades están «absolutamente desbordadas». Otra solución sería destinar a estos agentes en situación de reserva y sin destino para sustituir a los 900 vigilantes privados que hay repartidos en los centros penitenciarios del país.

Asimismo, una medida prioritaria que reclaman desde AUGC es la reorganización territorial y funcional de las unidades de la Guardia Civil, orientada a un modelo más moderno y operativo. «El despliegue territorial actual es ineficaz y obsoleto, basado en un tipo de delincuencia del pasado», sostiene Tocón. De hecho, solo un 40% de los cuarteles abren las 24 horas y en las comarcas del interior algunos solo atienden dos veces a la semana, «generando una falsa sensación de seguridad».