Los sindicatos están aprovechando la semana previa al inicio de clases para recordarle al conseller Vicent Marzà la necesidad de «ponerse al día» con la educación valenciana. De esta forma, desde el sindicato CSIF exigieron ayer a la Conselleria de Educación que cumpliera con los pagos atrasados para los gastos de mantenimiento de los centros escolares y que sirven para afrontar las facturas de luz, calefacción o agua, además de que saque «todas las vacantes» de plazas para adjudicación para garantizar así que el curso comience con todo el personal y los medios necesarios «garantizados».

Desde la central sindical recordaron la importancia de «perfilar» esta semana los detalles para asegurar que la semana que viene «no haya incidencias» y asegurarse que no haya clases «que no puedan impartirse por falta de docentes». Desde Comisiones Obreras también demandaron a la administración educativa medidas ante la emergencia climática ya que el sector «no tiene que ser ajeno», al tiempo que han instado a desarrollar el decreto de Escuela Inclusiva para alcanzar una sociedad «más equitativa». Por otra parte, desde CC OO, recordaron la necesidad de reducir la jornada lectiva a las 18 horas en secundaria y a 23 en primaria pero, «no a costa de las horas de tutoría, que son fundamentales y deben mantenerse en tres».