El presidente provincial de Vox en València, José María Llanos, presentó el martes su acta de renuncia del comité ejecutivo provincial en una operación coordinada con la dirección nacional de Santiago Abascal cuyo objetivo es una renovación para limpiar este órgano de críticos al propio Llanos. La maniobra permite cambiar la ejecutiva pero con el fin de que Llanos renueve la presidencia. Será una gestora quien tome el control del partido presidida por Llanos.

Fuentes el partido indicaron que el partido ha crecido y se ha afianzado y ya no es «una tertulia de amigos». Las mismas fuentes admiten que el partido, en sus orígenes, se había convertido en un «coladero» de militantes que provenían de partidos como España 2000 así como del sector blavero liderado por Juan Sentandreu, con quien Llanos ha tenido diversos desencuentros y enfrentamientos. El comité provincial estaba formado por Llanos, Antonio Mañes, Juan Ponce, Vicente Rotglá, Ángeles Criado y Vicente Gil. Ponce y Vicente Gil están considerados como críticos a Llanos.