Bajo el título «Expulsada», la periodista Amàlia Garrigós explicó ayer los motivos por los que À Punt no la ha renovado al frente del programa Territori Sonor, un magacín musical que la locutora ha conducido desde que comenzaran las emisiones de la radiotelevisión valenciana en 2018. «No continuo en el programa porque Rafa Piqueras y Virginia Hernández (productores ejecutivos) no quieren. Y tienen el beneplácito de la dirección de contenidos y la directora general», dice el comunicado, aunque desde À Punt descartan cualquier conflicto entre Empar Marco y Garrigós.

Cuando en junio se supo que Garrigós no conduciría el espacio durante el verano, un buen número de músicos, entre los que destacaba el consejero de À Punt, Rafa Xambó, se movilizó para que no cancelaran el programa. La cadena no lo canceló, sino que diseñó un espacio donde se prescindía de Amàlia para apostar por un espacio «más veraniego», como aseguraron fuentes de la cadena. Ambos programas estaban producidos por LofMedia, cuyo director es Piqueras. Garrigós asegura que el programa fue «parido» por ella: «Es un hijo radiofónico mío». Reconoce que se enfrentó a Piqueras porque quiso despedir a una compañera «excepcionalmente buena» y por ello cree estar «pagando mi rebeldía».

Critica haber sido tratada de una manera «cruel» y asegura que la dirección le ha bloqueado la posibilidad de trabajar con otros equipos, proyectos o programas de À Punt. «Me han expulsado del mercado laboral y de mi vocación: la radio».

Los músicos se movilizaron por Garrigós y el asunto llegó al consejo rector. Xambó fue acusado por Marco de haber encabezado el manifiesto y se produjo un grave enfrentamiento que tensionó aún más la relación entre el consejero y la directora general.