Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El circuito de F1 se 'come' la partida para compra de vivienda pública

El Consell debe pagar 30 millones hasta 2023 por una infraestructura en desuso desde 2012 - La partida para adquirir alojamientos es de 38 millones

El circuito de F1 se 'come' la partida para compra de vivienda pública

El circuito de F1 se 'come' la partida para compra de vivienda pública

La Formula 1 desapareció de las calles de València en 2012. Fue una de las últimas victorias en un gran premio de Fernando Alonso (la número 29 de un total de 32). Era la quinta ocasión que el circuito urbano acogía una prueba del campeonato mundial, uno de aquellos grandes eventos que iban a poner la Comunitat Valenciana en el mapa internacional y que ayudaron a inflar una burbuja que la crisis hizo estallar. La huella de aquella política continúa viva hoy en las cuentas públicas. Y continuará. Sus efectos los ha notado el vicepresidente segundo y titular de Vivienda, Rubén Martínez Dalmau, al poco de tomar posesión del despacho.

La Generalitat tiene pendientes de pago aún la mitad del préstamo de 60 millones que suscribió para financiar parte del gasto de la construcción del circuito. Este no iba a costar nada en principio (así se anunció), pero los informes públicos elevados a la Unidad de Delitos Económicos (UDEF) de la Policía Nacional han revelado que supuso 88,8 millones para las arcas valencianas.

La realidad contante y sonante es que entre 2016 y este año, la Generalitat ha abonado 30 millones por el principal de un crédito con la entidad financiera Eurohypo para las obras del circuito. Paga 7,5 millones por año y así debe seguir haciéndolo hasta 2023, de acuerdo con esta póliza.

Esos treinta millones de euros pendientes lastran las cuentas de un departamento (Vivienda) que maneja para inversión un total de 148 millones en 2019. La deuda por el circuito en desuso y abandonado de Fórmula 1 supone casi el total de lo que el área de Martínez Dalmau contempla en este ejercicio para la compra de vivienda pública, uno de los ejes del Botànic II para hacer frente a las órdenes de desahucio de familias sin recursos que continúan registrándose.

Esta partida tiene una dotación en 2019 de algo más de 38 millones. La losa pendiente por el circuito es de treinta millones.

La deuda del circuito urbano de la zona marítima de València está adscrita al área de Vivienda porque los contratos se realizaron en la etapa de gobierno del PP a través del ente Gestor de Transportes y Puertos (GTP), uno de los organismos públicos que en 2013 se integraron en la Entidad de Infraestructuras de la Generalitat (EIGE), la actual Entitat Valenciana d'Habitatge i Sòl (EVHa), que está bajo el paraguas de la vicepresidencia segunda.

Las obras se ejecutaron entre 2007 y 2008, cuando se celebró el primer gran premio. Ese ejercicio acumuló la mayor inversión (69 millones del total de casi 89), pero el grueso del pago de los contratos se postergó vía préstamo bancario a liquidar entre 2016 y 2023.

En total, el coste del gran evento ha sido de 308 millones de euros. El dato lo aportó en Corts el actual presidente de la Generalitat, Ximo Puig. La cifra incluye la construcción del circuito, así como el pago del canon anual al magnate propietario de la competición, Bernie Ecclestone y la organización de los distintos grandes premios

Los 30 millones que aún debe pagar el actual ejecutivo, y que darían para la construcción de seis colegios de dos líneas (los más comunes), permitirían duplicar casi los fondos de este año para la adquisición de vivienda pública: 38,6 millones están gastados y en distintos estadios contables, según las cuentas de Vivienda. De la misma manera, el presupuesto para reforma de pisos públicos es inferior a la anualidad para hacer frente al crédito sin contar intereses: 6,5 millones frente a 7,5 millones.

Compartir el artículo

stats