10 de septiembre de 2019
10.09.2019
Gestionando Hijos

"Para hacer de la enseñanza algo 'más atractivo' se plantean barbaridades"

Jaime Buhigas es diseñador, director de teatro, escritor, arquitecto y el fundador del movimiento de renovación pedagógica "Aprendemos Todos: Por una educación mejor"

10.09.2019 | 19:27
"Para hacer de la enseñanza algo 'más atractivo' se plantean barbaridades"

El próximo cinco de octubre estará en el evento de educación que ha organizado «Gestionando hijos» junto al diario Levante-EMV en València. Hemos reflexionado con él sobre su ponencia «Educar en la belleza».

Es muy común oír hablar de educar en la tolerancia, educar en el esfuerzo, educar para ser empáticos... Sin embargo, no es tan común oír hablar de educar en la belleza. ¿A qué se refieres exactamente?

Educar en la belleza incluye todo lo demás. La tolerancia, el esfuerzo, la empatía, ¿no son manifestaciones de lo bello? Mi intención es hablar de la belleza con mayúsculas, en su concepto clásico, casi platónico, que va mucho más allá de algo puramente superficial.

No es una filosofía de «lo bonito», sino de lo bello. Es decir, de lo ordenado, equilibrado, justo y, por tanto, de lo verdadero y lo bueno. Belleza, verdad y bondad convergen en lo más alto de la pirámide del conocimiento.

Sin embargo, el concepto de belleza se asocia a cosas más banales, incluso superficiales. ¿Por qué está tan infravalorado?

No está infravalorado, simplemente no se conoce lo bastante. La belleza se descubre como consecuencia de un proceso de búsqueda. Como dice B. C. Han, la belleza «se demora», solicita un tiempo, una relación profunda y detenida con la realidad.

En una época de prisas crónicas es normal que el concepto de belleza quede reducido a una apariencia, a una imagen fácil y rápida de lo supuestamente bello.

¿Qué sería lo contrario de educar en la belleza?

Educar en lo vacío, en lo insignificante, en lo relativo, en lo efímero, en lo irrelevante, en lo abstruso, en lo rápido, en lo fácil, en lo simple y groseramente atractivo.

Desgraciadamente, muchas de las acciones que se proponen en la supuesta «innovación pedagógica» van en este sentido. Es alarmante descubrir en los congresos de educación las barbaridades que se plantean en nombre de convertir la enseñanza en algo «más atractivo».

Ha afirmado alguna vez que se demoniza la educación que tenemos, que a menudo se mantiene la tesis de que hay que tirar todo de lo que disponemos y empezar de cero. ¿Por qué somos tan críticos con lo que tenemos?

Porque así caemos en las trampas de la odiosa innovación que esconde, tras sus buenas intenciones, un enorme mercado muy rentable y, a veces, terriblemente perverso.

La mayoría de los cursos y formaciones a las que se ha sometido a los profesores en los últimos años no les han servido para nada. Muy al contrario, han hecho más ingrato y frustrante su trabajo. No hay más que preguntarles.

El otro día hablaba con una maestra de primaria, con 25 años de experiencia, que me decía que todo lo que estaba ocurriendo en los últimos años hacía que se sintiera «prescindible». Qué triste, cómo van a ser prescindibles 25 años de trabajo vocacional. ¿Qué nueva técnica o qué innovación pedagógica le van a explicar a esa mujer, cómo se enseña a leer y a escribir a un niño? Una cosa es tener la mente abierta para enriquecer tu trabajo y otra muy distinta es despreciar el propio oficio por el hecho de ser tradicional. Tenemos mucho que aprender del pasado. Un gremio que no honra y valora a sus mayores, a sus expertos, es sencillamente, un fraude.

Es la primera vez que participa en el evento «Gestionando hijos». Le van a escuchar 1.200 madres y padres. ¿Cuál es el aprendizaje principal que le gustaría que se llevasen de su ponencia?

Es un honor y un privilegio participar en este evento, por supuesto. El mensaje de mi ponencia es claro: recuperar el concepto clásico y trascendente de la belleza como guía fiable y fundamental para el aprendizaje, en todas las asignaturas, en todas las propuestas pedagógicas....

Educar en lo bello y con lo bello es dignificar la idea del ser humano y dotar a los alumnos de la referencia más elevada para todas las acciones de su vida. Nada nuevo, pero sin embargo, algo muy ausente hoy en día.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2019/20

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2020

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2020, así como el calendario escolar para el curso 2019/20.