Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

El retraso en el diseño final del Consell alimenta la tensión entre los socios

Las disputas condicionan la negociación de los reglamentos orgánicos de las conselleries

Los consellers Climent y Marzà charlan con diputados de Compromís en las Corts.

Los consellers Climent y Marzà charlan con diputados de Compromís en las Corts. fernando bustamante

El grueso del reparto competencial (léase conselleries) quedó acordado y sellado formalmente por los socios del Botànic II un 12 de junio de 2019 en el Castillo de Santa Bárbara de Alicante y tras cincuenta horas de negociaciones no exentas de tensión. Tres meses después, y con un largo periodo vacacional por medio, el desarrollo de este acuerdo sigue pendiente y no hay visos de que se desatasque en breve.

Una situación que está generando tensión entre los socios de Gobierno en un arranque de legislatura que está poniendo a prueba las costuras del nuevo Consell a tres. Por los recortes presupuestarios que están por venir, pero también por cómo unos y otros se distribuyen determinadas áreas de gestión.

La nueva estructura administrativa no terminará de cerrarse hasta que las conselleries aprueben sus respectivos ROF (reglamentos orgánicos y funcionales), el documento que baja al detalle sobre las competencias. Los ROF, sin embargo, siguen sin estar aprobados. El retraso tiene varias causas, entre ellas, los flecos pendientes sobre el reparto competencial. La configuración tardía del segundo escalón, que no se cerró hasta agosto, ha condicionado tambiéna la propia negociación política sobre quién se queda qué. La pelea competencial pendiente afecta a varias conselleries, sobre todo, a las de nueva creación.

Fuentes de la vicepresidencia primera, que tiene las competencias de coordinación del Consell, apuntan que la idea es que los ROF estén elaborados durante este mes de septiembre, pero en todo caso, subrayan que tendrán que hacerse por consenso, ya que constituyen la última fase de la negociación del Botànic II. La idea, además, es que se aprueben todos a la vez. Sin embargo, para llegar a este punto (aprobación y publicación en el Diario Oficial de la Generalitat) hay mucho camino aún por recorrer.

Los decretos están todavía en fase de eleboración en muchas conselleries y ello, incluso al margen de las disputas copetenciales pendientes. Cabe apuntar, además, que los ROFs deben ser informados por Función Pública y por Hacienda. Iniciado el curso político, ninguno de estos dos departamentos ha empezado a revisar los ROFs. Sencillamente, no les ha llegado.

Hace cuatro años, los ROF también fueron fuente de conflicto entre varias conselleries. Con todo, y pese a que las elecciones fueron un mes más tarde, los reglamentos estaban listos la primera quince de septiembre. La batalla competencial actual tiene varios puntos calientes aunque, según ha podido saber este diario, el principal está instalado en la delimitación de competencias de la nueva conselleria de Innovacion, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, que dirige Carolina Pascual, el fichaje independiente del PSPV para este nuevo departamento.

Reticencias de Climent

Innovación negocia en la actualidad con la conselleria que dirige Rafael Climent para que en el ROF certifique que los institutos tecnológicos están bajo su paraguas. Sin embargo, las fuentes consultadas confirman las reticencias del conseller de Economía (Compromís) a perder este espacio de gestión. A falta de ROF, Climent sigue tomando acuerdos sobre estos institutos.

Y es que la otra cara de la moneda es que en ausencia de reglamentos, algunas direcciones generales trabajan en un auténtico limbo organizativo. Ocurre en la nueva Conselleria de Agricultura (también cuota Compromís) en la que este verano una dirección general delegó en otra las competencias sobre evaluación ambiental de proyectos. La delegación de competencias entre direcciones generales es algo insólito.

El desgaje en Educación de las competencias de Universidades a a favor de Innovación o el reparto de atribuciones de vivienda entre el departamento de Agricultura y la vicepresidencia tercera también ha generado tensiones este verano. Transparencia, por su parte, ha recibido Memoria Histórica y perdido la Inspección de servicios, pero todavía está por delimitar como ejercerá las cuestiones relalativas a la atención ciudadana a través de los Prop.

Compartir el artículo

stats