El sindicato médico CESM-CV ha criticado que los vehículos comprados por la Conselleria de Sanidad para facilitar los desplazamientos de los facultativos en las urgencias extrahospitalarias, 121 coches que se están distribuyendo ahora, vengan sin conductor obligando a los profesionales a conducir ellos mismos. De hecho, desde el sindicato han reclamado que se disponga «de inmediato de conductores». «Llevamos más de un año viendo la necesidad de recurrir a los vehículos particulares o taxis. La solución no pasaba solo por disponer de vehículos, sino también por contar con personal».