Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mónica Oltra: "Ir con Más Madrid da cosmopolitismo a Compromís"

La plataforma con Podemos era «la mejor opción», pero Errejón es «la mejor opción posible» - «No daría el salto a un ministerio», sostiene

Mónica Oltra: "Ir con Más Madrid da cosmopolitismo a Compromís"

Mónica Oltra: "Ir con Más Madrid da cosmopolitismo a Compromís"

Un dicho extendido en la política valenciana es que igual que el fútbol es un deporte en el que juegan dos y siempre gana Alemania, en Compromís siempre vence Mónica Oltra. Hasta esta semana. Ella lo asume con deportividad. Ahora le toca defender «la opinión colectiva» de la coalición frente a su opinión personal.

Compromís gobierna con dos fuerzas de izquierda en la C. Valenciana y pacta con otra (Más Madrid) y de fuera. Explíquelo. ¿No es incoherente?

La primera opción era que todo el universo que está fuera del bipartidismo antiguo y dentro del ámbito de las izquierdas constituyera una gran plataforma. Era la mejor opción, pero finalmente la organización ha decidido que la mejor opción posible (hay que añadirle este adjetivo) es salirse de la confrontación que la campaña va a suponer. En vez de buscar quiénes son los culpables, podemos hacer una campaña más en positivo y blindando el gobierno de la Generalitat. Es una estrategia, una decisión más política que electoral, pero vamos a trabajar por seguir siendo el aceite en el Botànic II, para que esté a prueba de bombas.

La organización ha tomado una decisión en contra de su opinión: dijo que era partidaria de una alianza con Unidos Podemos.

Nuestra organización nunca toma decisiones en contra de nadie. Mi opinión está clara, la he expresado estos días previos, es pública y sigue siendo mi opinión. Pero en Compromís los liderazgos no imponen sus opiniones, intentan convencer. Y la primera premisa cuando te sientas a la mesa a convencer a alguien también es que te puedan convencer.

¿La han convencido?

Yo sigo manteniendo mi opinión, pero por encima está la defensa de la opinión colectiva, que es lo que estoy haciendo ahora. Mi opinión personal da un paso atrás frente a la colectiva. Más aún en una formación política como la nuestra, donde los liderazgos son corales y siempre hemos antepuesto el bien común a las ideas personales.

¿El «tomo nota» de Pablo Iglesias

No, no, eso se ha malinterpretado. Me envió un emoticono, que yo interpreté en sentido positivo, porque cada una los interpreta como considera. Habrá tiempo para seguir hablando y cultivando los afectos y las complicidades.

¿Íñigo Errejón es menos centralista que Iglesias ?

No sé si esto es relevante o no. Lo que tenemos claro en Compromís es que somos la voz valenciana, una fuerza política emancipatoria, que puso en marcha toda una acción para desterrar la corrupción y que está demostrando que la política puede ser una herramienta útil para las personas. Nuestro ámbito de actuación es la Comunitat Valenciana y nos queremos ver con otras fuerzas políticas de igual a igual. En este sentido, los planteamientos personales son menos relevantes.

¿Cuando se habla de la confluencia de la izquierda, al PSOE lo considera de izquierdas?

Es más importante situar a los partidos en función de donde los sitúan los votantes y no cabe ninguna duda de que el PSOE es concebido como un partido de izquierdas. No voy a contradecir esto. Otra cosa es que demasiadas veces en la historia haya tenido la tentación de asumir el discurso hegemónico neoliberal. Es el motivo por el que mucha gente luego no lo sitúa en este marco, pero yo creo que sus votantes sí, y en esto de los partidos mandan más los votantes.

¿Le gustaría contar con independientes próximos a Errejón en las listas?

Me gustaría contar con independientes próximos a Compromís. Nuestro ADN ya es una alianza de tres partidos y siempre es bueno sumar y dar espacio a gente que ni siquiera está vinculada a una militancia en Compromís, pero sí a las causas que defiende Compromís.

¿Qué le ofrece Más Madrid y Errejón a Compromís, porque parece que el errejonismo que estaba en Podemos está al margen de esta operación?

Ir unidos con Más Madrid y otras fuerzas similares en unas elecciones generales nos da un poco de cosmopolitismo, que siempre es importante. Para la gente está muy claro que Compromís es una fuerza valenciana y que su centro de decisión está aquí, no en Madrid ni en Barcelona, pero también queremos demostrar que somos capaces de tejer alianzas, buscar iguales y entendernos. Eso nos abre a un espacio más mestizo, cosmopolita, diverso, plural y eso siempre es bueno de cara a unas generales donde al final los ciudadanos y ciudadanas quieren tener un referente más global.

¿El riesgo no es que Joan Baldoví pierda visibilidad detrás de Errejón, que sea el que acapare la imagen del proyecto?

No me parece que Baldoví vaya a perder visibilidad, porque se ha ganado ser el político mejor valorado de España.

¿La aspiración es superar en votos a Unides Podem en la Comunitat Valenciana?

No, la aspiración es que la gente que ahora está cabreada no exprese su cabreo a través de la abstención. Esta solo refleja impotencia. La aspiración es que la gente salga a votar, por muy cabreados que estemos: yo también lo estoy. El 28 de abril ha sido una oportunidad perdida. Lo que aspiramos es a movilizar a la gente y a que se vuelva a dar un escenario parecido al del 28 de abril, que no demos la oportunidad a las derechas ni a la extrema derecha de condicionar el Gobierno de España.

¿En ese escenario parecido ve posible que Compromís forme parte de un gobierno de Pedro Sánchez?

Es un poco pronto para hablar de esto. Nosotros siempre estamos abiertos a cualquier escenario de cooperación, de construcción común de un proyecto.

¿Daría el salto a un ministerio en Madrid?

No. Tengo mucho trabajo aquí y muchos objetivos. Me apasiona lo que estoy haciendo. Estoy en política para poner en marcha proyectos como el que estamos haciendo desde la Vicepresidencia y la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas y ahora tenemos cuatro años por delante para solidificar el modelo social valenciano que empezamos en la legislatura pasada y que está siendo ejemplo en el resto de España. Antes éramos noticia por la corrupción del PP y ahora somos noticia porque somos la comunidad que en materia social y medioambiental más está avanzando.

Cinco elecciones generales en las que ha participado Compromís y cinco fórmulas diferentes. ¿Indica volatilidad?

Indica que somos flexibles y que como nuestra génesis es la diversidad, hemos sabido gestionar las diferencias siempre salvaguardando el proyecto común. Eso nos permite también ser más flexibles a la hora de colaborar y caminar juntos con otras fuerzas.

¿Ha hablado con el president Puig de la operación Errejón?

Todavía no. Tenemos una cita pendiente pronto para hablar tranquilamente, porque se necesita un poco de espacio, silencio, calma y serenidad.

¿Dos minutos no sirven?

No, hay conversaciones que necesitan un poco más.

¿Se puede entender el movimiento actual de Compromís como una respuesta al adelanto de las elecciones autonómicas decidido por Puig?

Nada que ver. No le encuentro el vínculo.

Es una forma también de contrarrestar y debilitar al PSOE...

No. Una de las cuestiones que se valoró fue que si salíamos de la polarización íbamos a hacer menos daño a los socios de gobierno. Nuestro mayor valor a preservar es el gobierno del Botànic y situarnos en uno de los polos podría erosionar también al PSPV. Manteniéndonos un poco al margen, construyendo una campaña más en positivo, más amable, podríamos generar menos fricciones.

¿El hecho de que en este segundo Botánic se estén viendo más las diferencias entre los socios, lo atribuye a la interminable campaña electoral?

No creo que se estén viendo más diferencias que antes. Siempre hay porque hay visiones diferentes dependiendo de cada persona. Yo no comparto todo al cien por cien con todo el mundo en Compromís. Lo que sí que sabemos hacer es escuchar, hablar y pactar esas diferencias, porque eso es madurez democrática, cultura del diálogo y es lo que la gente está exigiendo.

¿Que el diálogo sea ahora a tres lo dificulta?

No, porque miradas diversas enriquecen siempre el conjunto. Siempre parto de la idea de que nadie tiene las verdades absolutas. Y me lo aplico. Creo que siempre puedo aprender de otra persona.

¿Incluso de la extrema derecha?

Me parece que se debería aprender poco de ella. A mí no me gusta la intolerancia, ni la gente que se sitúa fuera del tablero democrático. Pero como personas todos podemos aprender de otro por diferente que piense.

Quién es más verde Compromís o Unides Podem?

No me gusta la vida en términos de competencia permanente y de quién la tiene más verde. No me va esa manera ni en la vida ni en la política. Lo que se ha demostrado es que en el Pacte del Botànic 2 el primer eje son las políticas de lucha contra la emergencia climática y el colapso ecológico. Esa es la hoja de ruta y vale para todos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats