El Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia lamenta el rechazo de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) a su petición de realizar prácticas en aguas superficiales en el Canal Júcar-Turia alegando «la prohibición de baño» en estas aguas.

«No nos parece una explicación adecuada puesto que los bomberos, lógicamente, no tienen la intención de ir a bañarse sino de realizar unas prácticas que redundarán en un mejor servicio a la ciudadanía en dificultades», critica en un comunicado la presidenta del Consorcio, María Josep Amigó.

El inspector jefe del Consorcio, José Miguel Basset, envió el pasado 6 de junio una solicitud al organismo estatal para que los bomberos puedan llevar a cabo en este canal las prácticas de salvamento en aguas superficiales puesto que estas emergencias por vehículos caídos en este espacio fluvial se producen «con cierta frecuencia».

«Para mejorar la respuesta ante este tipo de actuaciones, el personal operativo del cuerpo de bomberos tiene que practicar sus procedimientos de respuesta en entornos que se aproximan al máximo a casos reales», recoge el escrito presentado ante la CHJ.

Regularizar las prácticas

La petición actual responde a la intención de «regularizar estas prácticas de mejora», que las dotaciones de los parques de bomberos situados en Torrent, Silla y Catarroja han venido haciendo en el Canal Júcar-Turia.

Dada su proximidad en la zona operativa de actuación de estos parques, les permite «el poder mantenerse dentro de la isocrona de respuesta operativa en caso de una posible emergencia, al mismo tiempo que estas prácticas necesarias se realizan dentro de sujornada laboral», añade. Así, el consorcio propone un horario y programación «orientativas» -puesto que puede surgir una emergencia que altere ese horario en un momento dado- y propone establecer una persona o dirección de contacto por su parte, para que, en esa misma franja horaria, se les avisara con la «suficiente antelación» de la necesidad de ejecutar las maniobras referidas.

Sin embargo, la CHJ rechaza la autorización de estas prácticas recordando «la prohibición exprés del baño en estas aguas, de acuerdo con lo previsto en el artículo 9c del Real Decreto 1341/2007, para ser consideradas aguas muy peligrosas».

Así figura en un informe, de fecha 14 de septiembre y firmada por la jefa de servicio de la CHJ, que apunta a que «es por eso, que esta prohibición se traslada a esta solicitud y no se autoriza la realización de estas prácticas acuáticas. La realización de estas prácticas sin autorización supondrá la correspondiente sanción». El consorcio también ha recibido un oficio, de 24 de septiembre, del director técnico de la Confederación Hidrográfica del Júcar con idéntica respuesta.

Para Amigó, «la respuesta de la CHJ es una irresponsabilidad y dificulta la prestación de servicios por parte de los bomberos, al prohibir las prácticas en espacios reales, donde después, tienen que ejercer sus tareas de rescate».