Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Intervenciones

Sanidad gasta un 28 % más para operar en la privada por el atasco de la lista de espera

El presupuesto de 2020 reserva más de 35 millones de euros, un 30 % más que este año, para contener la demora quirúrgica

Un equipo de sanitarios realiza un trasplante en el hospital de la Ribera.

Un equipo de sanitarios realiza un trasplante en el hospital de la Ribera.

La Conselleria de Sanidad tendrá el año que viene 8,3 millones de euros más (35,3 millones en total) para intentar rebajar la lista de espera de alguna dolencia no urgente, lista que sigue disparada con una demora media de más de tres meses y con situaciones totalmente insostenibles como los seis meses de retraso para operarse de varices. Lo llamativo es dónde ha optado la consellera Ana Barceló por poner el dinero: la partida para operar fuera de horario en la pública, con 16 millones, se refuerza con otros 5,2 para contratos pero sube además el plan de choque, el presupuesto para pagar las operaciones que se derivan a las clínicas privadas ante la saturación de los servicios públicos.

Esta partida, que este año 2019 tenía 11 millones de presupuesto, pasará a tener 14.140.000 euros, un aumento del 28 % del que la consellera dará cuenta hoy en su comparecencia ante las Corts para desgranar los 6.765 millones que manejará Sanidad el próximo ejercicio.

La administración de Barceló se aleja así definitivamente de lo marcado en su día por la consellera Carmen Montón, que apostó abiertamente por relegar la colaboración público-privada en la sanidad en favor de impulsar el trabajo que se hacía en la pública fuera de horario aunque con equipos e instalaciones propios, el llamado autoconcierto.

Barceló ha mantenido la apuesta pública de Montón al mantener y aumentar el presupuesto del autoconcierto, pero desde su llegada a la conselleria dejó claro que se recurriría al plan de choque, enviar a los hospitales privados a los pacientes, siempre que hiciera falta si era en beneficio del paciente y así parece que va a ser.

El autoconcierto era la primera opción de la administración con 16 millones y cerca de 20.000 pacientes operados al año, pero el plan de choque se mantenía con otros 11 millones aunque la cifra de pacientes derivados y operados había bajado hasta los 11.000 según los últimos datos publicados. Ahora, y con la inyección de un 28 % más, Sanidad espera que se operen en las clínicas privadas hasta 18.000 personas al año, casi equiparando los que se hacen por autoconcierto.

A la espera del temido septiembre

Sumando autoconcierto y plan de choque, Sanidad destinará a las listas de espera 35,3 millones de euros a la espera de que el esfuerzo se haga notar más que hasta ahora con los 27 millones invertidos en 2019. La curva de bajada de los últimos tres trimestres es suave y pese al mayor esfuerzo presupuestario la lista sigue a niveles de diciembre de 2017 aunque peor que entonces: son muchos más los pacientes atrapados en ella. El pasado mes de marzo se marcó un récord histórico con 68.902 personas en lista de espera.

Además, los datos que están ahora pendientes de publicarse con las cifras del último trimestre (de agosto a septiembre de 2019) amenazan con romper este periodo de bonanza ya que ese corte trimestral suele ser extremadamente negativo al recoger el parón veraniego de personal y quirófanos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats