Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Es posible una economía basada en el conocimiento»

«Las cosas no se quedan en el laboratorio, se traducen en riqueza y trabajo», apunta

¿Qué balance hace de los 10 años del Parc Científic de la Universitat de València?

Los datos hablan solos. Tenemos 1.500 personas trabajando en el parque, 500 empleos generados por empresas directos y de altísima cualificación. Creo que eso demuestra la relevancia social. Se generan 75 millones de euros al año de los cuales 48 provienen de las empresas, por lo que tiene una importancia económica; esa y la social son las que hemos querido enfatizar desde el principio.

¿Qué aporta compartir el mismo espacio físico?

Aquí se plantea un espacio de convivencia para actuar de forma transversal, con múltiples enfoques y multidisciplinariedad. Ese es el plus que muestran los parques. Se ha generado un ecosistema de innovación, porque conviven cada día gente de la Academia y gente de los proyectos empresariales, y eso es lo que permite que puedan trabajar conjuntamente. No es un efecto sumativo, es multiplicativo y beneficia directamente a la sociedad.

En el parque hay una gran variedad de empresas e institutos de investigación...

Hay una variedad importante de iniciativas que parten de los institutos de investigación, que son heterogéneos. Pero también es muy importante plantear que en las empresas hay sectores que son complementarios y otros que aportan al parque, como los de tecnologías de la información, materiales, nanotecnología, medioambiente... Una de las cosas por las que se apuesta desde el principio es por la sostenibilidad, que va a ser clave en el futuro, tanto como por compromiso social como por un ahorro de costes. Hemos sido pioneros y predicamos con el ejemplo. Además, las cosas no se quedan en el laboratorio, se traducen en generar valor, riqueza y puestos de trabajo.

¿Cuál es el mayor logro conseguido?

Que en estos momentos tengamos un parque con un dinamismo extraordinario y con un empleo cualificado e integrado, lo que permea en el conjunto de la sociedad. El objetivo creo que se ha cumplido, porque nacimos cuando se había derrumbado buena parte del sistema económico norteamericano y eso arrastró a todos; intentamos aportar cosas de futuro y la idea de sostenibilidad es clave y se tiene que ver sobre todo en el mundo empresarial. Intentamos ser siempre un pequeño referente, un faro en medio de la tormenta, para indicar por dónde es el camino. No nos corresponde plantear nuevos modelos económicos, pero sí decir que es posible apostar por una economía diferente, basada en el conocimiento, y sostenible. Ese es el mensaje fundamental.

¿Cuál es el reto más inmediato?

Continuar y pensar en el futuro, porque tenemos que ser capaces de innovar, adaptarnos a las circunstancias y desarrollar nuevas ideas. Crecer para llegar a las 100 empresas no es ciencia ficción y nos convertiría en uno de los enclaves valencianos de mayor impacto.

Y en 10 años, ¿cómo le gustaría ver el Parc Científic?

¡Jubilado! [Ríe]. Como un polo de atracción extramuros, no solo en Paterna, sino con bases y extensiones en otras partes de la universidad y del territorio, sin límites físicos.

Compartir el artículo

stats