Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

X aniversario del Parc Científic de la UV

Donde se unen ciencia y empresa

Las instalaciones del Parc Científic de la UV acogen a 90 empresas, siete institutos de investigación y dos centros singulares con 1.500 profesionales

Donde se unen ciencia y empresa

Donde se unen ciencia y empresa

El Parc Científic de la Universitat de València (PCUV) ha cumplido 10 años en su mejor momento de forma. Una década de fusión entre tejido empresarial y sistema universitario que ha dado como resultado un total de 90 empresas trabajando y conviviendo en el mismo espacio físico, habilitado por la Universitat junto a su campus de Burjassot-Paterna.

En total, en este ecosistema innovador trabajan hoy en día más de 1.500 profesionales de diferentes ramas de conocimiento cientifico-técnicas, incluyendo las 90 empresas actuales y los centros de investigación, ya que hay tanto un área científico-académica como una empresarial, que acoge a firmas recién nacidas pero también a marcas ya consolidadas.

El Parc Científic de la Universitat de València, gestionado por una fundación del mismo nombre desde marzo de 2009, se inauguró tras una inversión de 50 millones de euros en septiembre de 2009, en plena crisis económica. Pero, a pesar de la recesión, cada curso ha ido creciendo.

En sus inicios, en los 200.000 m2 de superficie en los que se expande, desarrollaban su labor 23 empresas y 1.000 trabajadores. Diez años después, ya han pasado por el parque un total de 201 empresas, de las cuales casi el 90 % siguen vinculadas a la Comunitat Valenciana; prácticamente, el 60% son microempresas, ya que están formadas por entre una o nueve personas; y alrededor del 20 % tienen a una mujer al frente. Algunas de estas firmas -como Laser Food, el Instituto de Medicina Genómica SL,Biopolis, Projectes i Serveis R mes D, ESAM, Neoture y Intenanomat- llevan desde el principio y otras -como Würth Elektronik, Red Hat o Matco-, han experimentado un gran crecimiento. Además, esta misma semana se ha anunciado que cuatro sociedades se suman a este polo de innovación y desarrollo. En concreto, son Arthex Biotech, Doitplenoptic, Overgenes y Brainsight, ganadoras del programa VLC/Startup.

Suma de capacidades

Más datos que ayudan a hacer una radiografía del Parc Científic son que de los 1.500 trabajadores actuales, el 80 % son egresados de estudios superiores y el 20 % poseen un doctorado. Además, el director del Parc, Juan Antonio Raga, destaca que casi el 40 % de los empleados son mujeres, «un porcentaje que no hay en ningún otro punto de ninguna otra área empresarial de la Comunitat Valenciana». Según Raga, el objetivo inicial de «generar un ecosistema de innovación» se ha conseguido y la suma de capacidades y fuerzas entre los distintos agentes hace que el PCUV tenga un «efecto multiplicativo» en la sociedad. Asimismo, apunta que trabajan para ser ejemplo y demostrar que «una economía diferente, basada en el conocimiento y sostenible es posible». «Tenemos que predicar con el ejemplo», defiende.

Como detallan fuentes del PCUV, la universidad, el tejido empresarial y el mundo investigador ya se relacionaban antes de la existencia de estas instalaciones, pero el planteamiento del parque es revolucionario en su concepción al proponer que estas relaciones se asienten en un único espacio físico, en el que iban a convivir todos los agentes para facilitar el intercambio de información e innovación.

En este entorno privilegiado, que en 2019-20 celebra su décimo aniversario, además de empresas basadas en el conocimiento, también se ubican los institutos de Biología Integrativa de Sistemas; de Agroquímica y Tecnología de Alimentos; el Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva; el de Ciencia Molecular; el de Materiales y, por último, el de Física Corpuscular. Además, en el área científico-técnica se incluyen dos centros singulares: el Laboratorio de Proceso de Imágenes y el Observatorio Astronómico de la UV.

En el acto principal de la conmemoración, celebrado el pasado mes de octubre, la rectora de la Universitat de València, Mavi Mestre, recordó que el Parc se creó «con el espíritu de contribución al desarrollo» y «como punta de lanza de una estrategia de cambio de modelo productivo valenciano, que hace 10 años era necesario y que ahora es imprescindible».

Por su parte, la consellera de Innovación y Universidades, Carolina Pascual, considera que los parques científicos son «territorios de frontera» para que académicos e investigadores aporten nuevas ideas al mundo empresarial. «Esta estrategia fronteriza, multidisciplinaria e innovadora, consigue la tan buscada interacción entre la universidad y el mundo empresarial», detalla. Asimismo, destaca que el Parc Científic lo demuestra con «éxitos que puede acreditar». Y es que, cabe tener en cuenta que el Parc Científic es un ejemplo de que la colaboración público-privada, además de con los centros de investigación, es «fundamental para avanzar hacia la sociedad del conocimiento», como se recordó en el acto.

Año tras año, el PCUV se ha hecho más grande. En 2018, se proyectó una ampliación de 2.000 m2 y se puso en marcha un semillero de empresas innovadoras en otro de los campus de la Universitat: el de Tarongers. Así, el Parc no solo está presente en Burjassot-Paterna, sino que en total desarrolla su actividad en cuatro campus de la UV: además de los ya citados, también está presente en Blasco Ibáñez y en Ontinyent.

Este último es, precisamente, uno de los retos de futuro que Juan Antonio Raga ve en el horizonte: el de crear «bases y extensiones» en diferentes puntos de la Comunitat Valenciana. Eso, sin perder de vista la vertiente social del PCUV. Por ejemplo, remarca que la comunidad creada colabora con colectivos del entorno que trabajan en el ámbito de la inclusión, como Asindown o la Fundación Novaterra.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats