Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ríos renacen en El Comtat

Las últimas lluvias recuperan la espectacularidad de enclaves como el Molí del Salt en Benilloba y el Barranc de l'Encantada en Planes

Los ríos renacen en El Comtat

Los ríos renacen en El Comtat

Después de la gota fría del mes de septiembre, en que la fuerza e intensidad de las precipitaciones causaron graves destrozos en la comarca de El Comtat, el temporal registrado la pasada semana ha resultado mucho más beneficioso, toda vez que las lluvias han ido cayendo de manera paulatina durante cinco días y han podido ser asimiladas tanto por los acuíferos de la zona como por los ríos.

Las precipitaciones dejaron registros que han oscilado entre los 80 y los 130 litros por metro cuadrado, dependiendo de la situación de los pluviómetros, siendo las más destacadas las registradas en las inmediaciones de Gaianes, Beniarrés o incluso Agres.

El resultado no se ha dejado esperar, puesto que los ríos bajan con mucho más caudal que en las últimas semanas. Una muestra de ello es río Benilloba a su paso por el paraje del Molí del Salt, donde el salto de agua de más de 20 metros de altura situado junto a la antigua central hidroeléctrica luce con todo su esplendor.

También el Barranc de l'Encantada, en Planes, presenta en estos momentos una imagen espectacular que encuentra su máxima expresión en la cascada situada en el epicentro del enclave.

Ambos lugares están siendo objeto de peregrinación estos días por parte de excursionistas que no quieren perderse unas imágenes desgraciadamente efímeras en los últimos tiempos, sobre todo después de un ciclo de sequía que llegó a dejar los cauces en un estado lacónico.

También en la comarca de l'Alcoià se han dejado notar estas últimas precipitaciones, concretamente en parajes como el Racó de Sant Bonaventura, en el término de Alcoy, o en la cabecera del río Vinalopó, en Banyeres.

Las lluvias, por otro lado, van a tener repercusiones positivas sobre los acuíferos de la zona. Habrá que dejar pasar más días para comprobar los efectos concretos, aunque ya se da por hecho que habrá una recarga significativa.

Cabe reseñar, en este sentido, que los pozos de los que se abastecen municipios como Alcoy ya presentaban unos buenos niveles tras la gota fría del mes de septiembre, por lo que el temporal de la semana pasada no habrá hecho otra cosa que mejorar la situación.

Algo similar sucede en el caso del acuífero de Mariola, que suministra agua a municipios como Cocentaina, Muro y l'Alqueria d'Asnar. Los estrictos controles en las extracciones que se han implantado en los últimos tiempos y la menor presión industrial han influido directamente en ello.

El pantano de Beniarrés gana cuatro hectómetros cúbicos de agua

El pantano de Beniarrés ha ganado en la última semana, durante el temporal de lluvias, nada menos que cerca de cuatro hectómetros cúbicos de agua, lo que le ha permitido pasar de 14,95 a 18,51. Eso supone que el embalse se encuentra en la actualidad al 69% de su capacidad, un porcentaje muy positivo que permitirá disponer de unas reservas notables de cara a la próxima temporada estival. Cabe reseñar, en este sentido, que el pantano de Beniarrés suministra agua para el riego a la comarca valenciana de la Safor.

Los pantanos de Guadalest y Amadorio, por su parte, han ganado un hectómetro cúbico, situándose al 70% y al 55% respectivamente.

Compartir el artículo

stats