30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

La herencia de Barberá se enreda en el caso de corrupción de su cuñado

El juzgado desbloquea parte del legado pero impide abrir cuentas a nombre de los investigados

Asunción Barberá y sus hijas acceden a la Ciudad de la Justicia de València.

Asunción Barberá y sus hijas acceden a la Ciudad de la Justicia de València. M. A. MONTESINOS

Los herederos de Rita Barberá que figuran como imputados -ahora, investigados- en las diligencias derivadas de la operación Azud, el caso de corrupción que llevó a prisión provisional al abogado José María Corbín, cuñado de la exalcaldesa de València, podrán acceder a su legado sin ningún impedimento judicial. Al menos por el momento.

Según apunta la información a la que ha tenido acceso Levante-EMV, el juzgado bloqueó parte de la herencia de Barberá que le correspondía a su hermana, Asunción Barberá, esposa de Corbín, tras la operación policial que permitió desmantelar una trama en la que se investiga el presunto cobro de comisiones a cambio de facilitar adjudicaciones de contratos del Ayuntamiento de València.

Tras analizar todas las cuentas intervenidas y bienes decomisados, la familia Corbín-Barberá solicitó al juzgado que autorizase el cobro de estos fondos porque corresponden a una herencia y no tienen un origen ilícito. Después de que el juzgado haya constatado que el dinero realmente corresponde al legado de la exalcaldesa, la instructora ha procedido a desbloquear su cobro.

No obstante, según esta información, la imposibilidad de abrir cuentas corrientes a nombre de los investigados está dificultando que se liquide la parte de la herencia que le corresponde a la hermana de Barberá. Además, una entidad bancaria habría comunicado a la familia que no quiere que figuren entre sus clientes.

El caso Azud investiga el presunto cobro de comisiones a cambio de contratos en la última década de mandato de Rita Barberá al frente del Ayuntamiento de València. La investigación, que continúa bajo secreto de sumario, atribuye a José María Corbín el papel de mediador en las negociaciones con grandes contratistas municipales. También figuran como imputadas sus tres hijas, además de su mujer, quien ejerció de jefa de gabinete de la exalcaldesa.

En el origen de esta causa se encuentra una denuncia de la Agencia Tributaria presentada ante la Fiscalía de València en la que alertaba de presuntos delitos fiscales relacionados con la facturación del despacho del clan Corbín. Durante el transcurso de la investigación, la Guardia Civil halló indicios que apuntarían al presunto cobro de comisiones de grandes contratistas a través del bufete.

El clan ha intentado recuperar todos los bienes decomisados o retenidos por el juzgado desde que estalló la operación policial. La propia hermana de Barberá ha pedido en reiteradas ocasiones al juzgado que la autoricen para abrir una cuenta corriente y proceder al cobro de la herencia o planes de pensiones.

Perjudicial para sus intereses

Según consta en un escrito presentado al juzgado, al que ha tenido acceso este periódico, Asunción Barberá, conocida como Totón, denunciaba que la decisión del juzgado era «perjudicial y lesiva para mis intereses». El escrito iba firmado por su marido pese a que le asiste otro abogado en el procedimiento y reclamaba cobrar los planes de Mapfre Vida.

La causa sigue secreta a la espera de que los agentes completen sus informes pero la investigación eleva ya el presunto fraude a varios millones de euros. Este sería el motivo por el que el juzgado haya insistido en el bloqueo de cuentas, embargos de propiedades e incluso el decomiso de grandes cantidades de dinero en efectivo que los investigadores encontraron a oros investigados durante los registros, practicados en el mes de abril. El secreto de sumario podría alzarse durante el primer semestre de este año.

Compartir el artículo

stats