30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Arranca un Brexit en diferido

Los exportadores vuelven a estar preocupados por cómo les afectará el pacto comercial cuando se produzca el divorcio real a final de año - Unos 20.000 valencianos residentes en el Reino Unido están pendientes de posibles cambios en los permisos de residencia

Dos turistas británicos paseando en bicicleta, ayer, en Benidorm.

Dos turistas británicos paseando en bicicleta, ayer, en Benidorm. david revenga

«Hoy es un día que quedará marcado en la memoria de todos aquellos que creemos en el proyecto europeo». Parece una expresión sacada del discurso de un político. Pero no. Lo dice la presidenta de la Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado (Avecal), Marián Cano. Una frase que, además, esconde una gran dosis de preocupación. Porque, aunque la salida del Reino Unido de la Unión Europea se oficializó ayer, los sectores exportadores, como el hortofrutícola, el calzado, el juguete 0 el textil, además del turístico y el de los promotores de vivienda, llevan más de tres años viviendo una situación de incertidumbre sobre sus relaciones comerciales con Reino Unido, desde que el referéndum de junio de 2016 fue favorable al Brexit. Y, además, este país se encuentra entre sus principales mercados en el exterior.

Es una fecha histórica, pero, en realidad, no supone cambio alguno en un año porque hasta el 31 de diciembre de 2020 se mantiene el actual statu quo. No obstante, los empresarios saben que este periodo transitorio debe servir para prepararse para el posBrexit de cara a futuras normativas sobre la circulación de personas o extranjeros residentes en Gran Bretaña y viceversa, sobre homologaciones de productos o controles que se exijan en las aduanas, como advertía el presidente de la patronal autonómica CEV, Salvador Navarro.

Trayectoria caótica

Ya se ha quemado una etapa, pero el Brexit sigue dejando un sabor amargo, porque ha sido un proceso que ha tenido una trayectoria caótica: un día era un divorcio con acuerdo para amenazar al siguiente con una salida abrupta; y que, igualmente, ha pasado factura. Las exportaciones a Gran Bretaña han registrado continuos retrocesos en los últimos años. Precisamente, la Cámara de Comercio de València publicaba ayer un informe sobre la influencia del Brexit en las relaciones comerciales en el que reflejaba el descenso progresivo que las exportaciones han experimentado hasta alcanzar un 16 % menos en 2018. Esta caída tocó suelo a finales de ese año para registrar una moderada recuperación en 2019, con un incremento en las exportaciones en los 11 primeros meses por valor de 2.395 millones, un aumento del 4 %.

Ante el nuevo panorama que se abre con la salida de la Unión Europea, el citado informe señala cuatro factores fundamentales ante los que se enfrentarán las empresas valencianas.

El primero será una libra más fortalecida, con una suave apreciación, que se ya se inició en la segunda mitad del año pasado, con un 7 % más. Una situación que tendrá como contrapartida una desaceleración de la economía inglesa, lo que redundará en una menor demanda de productos del exterior y, por ende, un menor poder adquisitivo del consumidor británico.

La evolución de las negociaciones que culminarán a finales de año también repercutirá en la confianza de los agentes económicos y en el nivel de incertidumbre. Por último, factores externos al proceso de separación estarán muy presentes a lo largo del año como la pandemia del coronavirus, la política comercial estadounidense, el conflicto con Irán...

La Cámara de Comercio recuerda que en el Reino Unido hay en torno a 240.000 residentes españoles, de los que unos 20.000 son de la Comunitat Valenciana y a los que podrían afectar los cambios en las condiciones de residencia, al igual que a los ingleses que mantienen su residencia en la Comunitat Valenciana, en especial en la provincia de Alicante.

En este sentido, cabe recordar que el turismo y la promoción de viviendas tiene un peso relevante en la economía alicantina . El primero ha sorteado mejor el impacto del Brexit en este tiempo que el segundo, que ha visto caer más la venta de casas a británicos. En el tercer trimestre de 2019, el descenso fue del 21% respecto al mismo periodo de 2018. El sector hortofrutícola es uno de los principales vendedores a Gran Bretaña. Los brócolis, tomates, lechugas o frutas que se cultivan en la Comunitat tienen una importante acogida en los supermercados de aquel país. Y, al contrario que otros sectores, las exportaciones de fruta crecieron un 4,6 % el pasado año.

Pero eso no es óbice para que desde el sector muestren inquietud y reclamen que se continúen las negociaciones en el periodo de transición que se abre ahora hasta diciembre de 2020 para reducir las consecuencias del Brexit en el campo, según reclamó ayer La Unió de Llauradors y Ramader. Reino Unido es el tercer mercado de destino, tras Alemania y Francia.

El turismo espera pocas repercusiones

Las empresas turísticas de la Comunitat esperan pocas modificaciones y repercusiones económicas durante el periodo transitorio, hasta el 31 de diciembre, del Brexit, y aseguran que a ninguna de las partes le interesa un marco regulatorio que ponga trabas al comercio ni el encarecimiento de los productos. El presidente de la patronal hotelera Hosbec, Toni Mayor, declaró que, después de tres años y medio de sobresaltos e incertidumbre, «lo trágico ha pasado ya» y habrá una salida del Reino Unido de la UE de forma acordada en la medianoche del 31 de enero al 1 de febrero. El consumidor británico «ha vuelto a coger confianza» y la libra se mantiene en una paridad aceptable, y esa «estabilidad emocional» va a llevar a «unas vacaciones con tranquilidad y sin problemas», apuntó.

Las reservas vacacionales para este verano siguen un buen ritmo, al igual que las de invierno, en una comunidad en la que los británicos son el primer país emisor, con destinos como Benidorm que acaparan el 83 % de los turistas que viajan a la Comunitat Valenciana. «Nos tendremos que emplazar a dos semanas antes de navidades, pero por el momento hay estabilidad en un divorcio civilizado que ha dejado la puerta abierta, porque la novia es atractiva», ironizó Mayor.

Compartir el artículo

stats