Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consecuencias

Las dificultades financieras empiezan a atenazar a las empresas valencianas

Algunos bancos detectan ralentización de inversiones y otros comienzan a operar entre su clientela para aliviarles eventuales problemas de liquidez

La caída de la actividad pone en jaque a las empresas si no tienen liquidez.

La caída de la actividad pone en jaque a las empresas si no tienen liquidez. e. p.

La expansión del Covid-19 está teniendo efectos cada vez más dañinos en la economía. La actividad va reduciéndose de forma progresiva, los ingresos se recortan, los gastos se mantienen, sobre todo los laborales, y las empresas empiezan a padecer problemas financieros, de momento subsanables. Algunos bancos están contactando con sus clientes para ofrecerles instrumentos que palien sus problemas de liquidez, otros observan una ralentización de las inversiones. Cada entidad consultada por este diario es un mundo y reacciona en función del escenario al que se enfrenta.

Fuentes de Bankia aseguraron ayer que en el banco con sede en València, heredero de la extinta Bancaja, no han percibido problemas de impagos repentinos por parte de sus clientes empresariales valencianos ni que estos les hayan trasladado dificultades de liquidez. Por tanto, «la actividad sigue normal, en la misma buena línea que llevamos desde principios de año». En consecuencia, el banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri afirma que, de momento, no ha visto necesario establecer ninguna línea especial de apoyo a este colectivo, singularmente las pymes.

Eso sí, la entidad va a seguir «monitorizando» a su clientela por si fuera necesario poner en marcha medidas específicas de apoyo. Lo que Bankia sí ha detectado es una «ralentización en algunas inversiones empresariales» a la espera de ver cómo evolucionan los acontecimientos. No se trata de cancelaciones, sino de demorar la decisión a cuando la situación este más despejada.

Desde la patronal autonómica CEV, su presidente, Salvador Navarro, por contra, aseguró que la ralentización de inversiones que se ha detectado no tiene nada que ver con el coronavirus, sino con la incertidumbre política que caracterizó a 2019. No obstante, el líder empresarial también precisó que la inversión se estaba reactivando ahora mismo, es decir, justo cuando el covid-19 amenaza con paralizar la actividad económica.

Sectores

En Banco Sabadell, cuya sede social está en Alicante y que absorbió a la extinta CAM, afirman que es pronto para detectar el freno en las inversiones empresariales, porque los efectos más letales de la epidemia están produciéndose casi ahora mismo, aunque sí han apreciado la necesidad de atender eventuales problemas de liquidez. Y es que muchas firmas, singularmente pymes, afrontan un escenario de menor facturación y de mantenimiento de gastos al tiempo que las deudas financieras y con proveedores les acucian.

Ante esta tesitura, en el Sabadell aseguran que han puesto en alerta a su red de más de cuatro mil gestores para que contacten con sus clientes empresariales para que les trasladen cuáles son sus necesidades y ofrecérselas si es posible. Estamos hablando de liquidez, períodos de carencia en un crédito o en la renegociación de un préstamo para facilitar su devolución. El banco añade que, por ahora, los sectores con más dificultades son el turismo, los servicios, la hostelería, el transporte y las empresas relacionadas con el ocio.

Por su parte, Santander España anunció ayer que pondrá a disposición de pymes y autónomos una línea de liquidez de créditos preconcedidos por importe de 20.000 millones de euros, con tipos pagaderos a un año, para mitigar el posible impacto del coronavirus.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats