Estaban muy ilusionados los melómanos valencianos con este 2020. Desde la primavera hasta bien entrado el otoño, decenas de artistas, muchos de ellos de vuelo internacional, habían programado conciertos en la ciudad mientras los festivales sacaban lustre a sus carteles pensados para atraer a cientos de miles de personas. Y, aunque de momento solo se han cancelado o aplazado los conciertos de marzo y el SanSan Festival que iba a celebrarse en abril, el futuro musical, al menos el más inmediato, no pinta de forma demasiado halagüeña por culpa de la pandemia del coronavirus.

Tanto es así que promotores, mánagers y salas calculan que la industria de la música popular de la Comunitat Valenciana se enfrenta a pérdidas por más de 8,66 millones de euros hasta finales de mayo debido a las cancelaciones y aplazamientos de conciertos por la crisis sanitaria del Covid-19.

«La pandemia ha provocado multitud de cancelaciones y aplazamientos de conciertos y eventos musicales hasta finales de mayo», señalan la Asociación de Promotores (MusicaProCV), los managers de Valencian Music Association y Fira Trovam! y las salas de En Viu, responsables de este estudio en el que han participado más de 40 empresas del sector. También hablan del «drástico parón en la venta de entradas que augura un futuro próximo de gran incertidumbre».

«La cadena de valor musical valenciana, formada por cerca 30.000 profesionales, atraviesan esta crisis en una situación de profunda inestabilidad, sufriendo un impacto económico que no sabemos cuanto tiempo durará», subrayan.

Por ello, los profesionales instan a las administraciones «a tener en cuenta esta realidad y a estudiar medidas que garanticen la supervivencia del sector». Una supervivencia que será muy complicada si las consecuencias de la pandemia se prolongan hasta el verano. «Si la situación no mejora, la previsión de pérdidas puede llegar a ser mucho mayor con el arranque de la temporada alta y la llegada de los festivales, con los que la Comunitat es una de las dinamizadoras de la economía más destacadas del Estado», subrayan.

De momento, las promotoras mantienen la mayor parte de los eventos programados, especialmente a partir de mayo. Pero en abril, reconocen las fuentes consultadas, pueden haber varias cancelaciones importantes. Para ese mes hay programados varios conciertos que se antojaban multitudinarios como los de Izal y Vetusta Morla en la Plaza de Toros, que de momento se mantienen en pie. En cambio, Chayanne, que tenía previsto actuar en el coso el 17 de abril, hace ya unos días que anunció la cancelación de su gira por España.

Un plan para actores y actrices

Pero no es solo la industria musical la que pide ayuda ante el enorme roto que ya ha empezado a provocar el coronavirus en el mundo de la cultura. L'Associació d'Actors i Actrius Professionals del País Valencià (AAPV) ha exigido la elaboración de un plan de emergencia ya que «con la anulación de todas las actividades de carácer cultural» por el coronavirus el sector «se encuentra sin poder realizar ninguna actividad laboral de manera indefinida en el tiempo».