Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Testimonio

Pedro Viguer: "Si tenemos que deliberar por webcam, se hará"

El magistrado revisa desde su casa juicios y sentencias para resolver recursos

Pedro Viguer, trabajando.

Pedro Viguer, trabajando. LEVANTE-EMV

La Justicia en España es lenta, sobre todo en algunas jurisdicciones, y sigue enterrada en una gran montaña de papel. Pero los tímidos avances en su modernización y la renovación de equipos informáticos obsoletos han permitido afrontar con cierta calma y determinación las consecuencias del estado de alarma.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (Tsjcv) se avanzó al Consejo General del Poder Judicial y suspendió el viernes toda la actividad en el territorio salvo los servicios mínimos. Jueces y fiscales han reorganizado sus rutinas para seguir con su trabajo desde casa sin ponerse la toga para que las consecuencias de la suspensión sean mínimas. Así lo explica Pedro Viguer, magistrado y exdecano de los juzgados de València. «Tengo varios expedientes en casa y desde que nos entregaron los nuevos ordenadores podemos estar conectados con distintas bases de datos de Justicia. Este sistema informáticos nos permite acceder a todas las grabaciones de los juicios o expedientes digitales para ir resolviendo recursos», explica Viguer.

La profesión de juez requiere de mucho tiempo de estudio y están acostumbrados a pasar horas y horas trabajando en casa. «Los jueces somos muy disciplinados y estamos acostumbrados a trabajar en casa los fines de semana, hay que aprovechar al máximo el tiempo y fácilmente puedes estar nueve o diez horas estudiando». El trabajo de Viguer, como el del resto de la sección a la que pertenece, consiste en resolver recursos de apelación del área Civil por impagos o indemnizaciones, entre otros asuntos. Las deliberaciones se han aplazado pero Viguer no descarta que la crisis se prolongue en el tiempo y que por primera vez un tribunal delibere por webcam. «Ahora las deliberaciones están suspendidas. No obstante, si tenemos que deliberar por webcam se hará, estamos preparados», añade el magistrado.

La Ciudad de la Justicia vivió una experiencia piloto con el incendio declarado en septiembre de 2017. «Todo es un reto, para nosotros también. Tenemos la experiencia del incendio en la que aprendimos mucho en cuanto a organización. En cierto modo nos ha venido bien porque de todo se aprende», concluye.

Compartir el artículo

stats