Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La contaminación por dióxido de nitrógeno cae un 50 % en Torrent

Los sensores del consistorio también reflejan una caída del ruido de hasta el 30%

La calle València, una de las principales vías de comunicación, ayer. c. g.

Uno de los efectos más inmediatos del confinamiento decretado por los diferentes gobiernos del mundo ha sido el descenso de la contaminación. En la línea de otras ciudades, en Torrent, el nivel de dióxido de nitrógeno en el aire ha bajado en más de un 50%, tal y como reflejan los sensores que en consistorio instaló hace meses.

El cuerpo técnico que se encarga de controlarlas ha elaborado un informe, al que ha tenido acceso Levante-EMV, en el que se analizan dos días laborables, uno antes de la crisis (el 21 de enero) y otro esta misma semana (el 24 de marzo), en el intervalo temporal de 6 a 9 horas para establecer la comparativa de valores. También se realizan comparativas de ocho días en torno a ambas fechas.

El estudio se ha centrado en tres parámetros de la contaminación: el dióxido de nitrógeno (NO2), el dióxido de azufre (SO2) y el ozono troposférico. En el informe de advierte de que, además de la bajada de la actividad, influyen otros factores como el viento y la lluvia, que no fueron iguales en ambas jornadas.

Según las estaciones medidoras de Torrent, el nivel medio de dióxido de nitrógeno el día 21 de enero fue de 12,387 microgramos por metro cúbico (ug/m3) mientras que el día 24 de marzo, se situó en 7,56 ug/m3, es decir, casi la mitad. Respecto a los valores máximos, en la primera jornada, fuera de la crisis, estuvo en 22 ug/m3 y esta semana el pico se estableció en 13,76 ug/m3. Como señala el informe, el NO2 está formado por «gases que se emiten en los procesos de combustión que se llevan a cabo en relación con el tráfico (vehículos automóviles, y en especial de motores diésel) y con el transporte en general, así como en instalaciones industriales de alta temperatura y de generación eléctrica».

En el caso del dióxido de azufre, las estaciones registraron una media de 87,75 ug/m3, antes de la crisis del coronavirus, y en la misma franja horaria, el día 24 el nivel estaba en 46,97 ug/m3, Los picos fueron de 333 y 200.07 ug/m3, respectivamente.

El indicador del ozono troposférico, no obstante, ha subido en lugar de bajar, de 50.59 ug/m3 a 73.55 ug/m3 de media, del 21 de enero al 24 de marzo, y de 94.36 ug/m3 a 113.38 ug/m3 en los valores máximos, respectivamente. Sobre este aspecto, el informe técnico recoge que hay que tener en cuenta que «el día 21 de enero teníamos bastante más precipitaciones que el 24 de marzo y, como ya hemos comentado la meteorología es muy influyente en la contaminación».

El ruido en las calles

Por otra parte, los sensores que miden el ruido en la ciudad han detectado que, de un total de 16 calles, descendió de forma importante en doce de ellas (en Reis Catòlics bajó casi un 30% y en Padre Méndez un 13%) mientras que el cuatro se registró un ligero aumento.

Compartir el artículo

stats