Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pilar Mateo: "Los virus serán el gran problema de este siglo"

La doctora insiste en la prevención y aconseja lejía para desinfectar: "Acabó con el ébola"

La científica Pilar Mateo.

La científica Pilar Mateo. levante-emv

Ha esquivado el ébola, el dengue, la malaria y otras muchas enfermedades más letales que el coronavirus. Y lo ha hecho, sobre el terreno, en lugares lejanos donde la muerte mira de frente a la vida y demasiadas veces gana la partida. Será quizás por ello que el miedo no está en su vocabulario, pero sí la prudencia, el respeto hacia un nuevo virus que ha puesto patas para arriba al mundo por su alta contagiosidad.

«Llevo veinte años protegiéndome y lo hago ahora», asegura esta científica especializada en el control de vectores que transmiten enfermedades endémicas. Como al resto, el coronavirus la ha atado a su domicilio en València (está al cuidado de su madre, ahora su principal misión) y ha pospuesto varios viajes previstos a zonas del hemisferio sur, pero Pilar Mateo no está cruzada de brazos. Desde su empresa Inesfly Corporation y ante la demanda está volcada en asesorar a personal médico y empresas sobre cómo plantar cara al coronavirus, al tiempo que de forma altruista (está implícito en ella ayudar) ha hecho circular en redes un vídeo didáctico sobre la correcta colocación y retirada de los equipos EPI y que está basada en su experiencia con el ébola. Mateo considera que lo que está ocurriendo es «un aviso a navegantes». Piensa que debe servir para fortalecer los sistemas de prevención, el gran fallo, en su opinión, del sistema sanitario: «Vendrán otros virus y ese será el gran problema de este siglo», vaticina.

La doctora en química hace mucho hincapié en la higiene y se lleva las manos a la cabeza al comprobar que ni en los hospitales ni en los supermercados se toman las medidas mínimas: «Hay que lavarse las manos antes de entrar, almohadillas para los pies, mascarillas para todos», indica. Mateo es consciente de las carencias de material de protección, pero cree que «hay que improvisar soluciones para evitar entrar intoxicado a un hospital, saturar los centros y evitar el drama de cadáveres acumulados con una carga vírica brutal». Y habla de la lejía como el elemento clave para la desinfección: «Así se acabó con el ébola», cuenta. Echa en falta que esta crisis no se cuente con especialistas químicos. «Llevo años defendiendo que antes de la enfermedad está la prevención, no siempre me hacen caso», añade.

Compartir el artículo

stats