30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quedarse en casa con un toque de humor

El cómico Óscar Tramoyeres anima a seguir con el confinamiento en un ingenioso vídeo

Los consejos para quedarse en casa de Óscar Tramoyeres

El confinamiento que sufren todos los ciudadanos a consecuencia de la pandemia del covid-19, está sacando el ingenio de muchos de ellos, aunque para otros es innato. Es el caso de Óscar Tramoyeres, natural de Rafelbunyol y cómico de profesión. El humorista ha sido el encargado de elaborar un vídeo para el ayuntamiento, en el que anima a los residentes del pueblo a quedarse en casa o salir lo justo y necesario, pero todo acompañado del humor y los gags que caracterizan sus actuaciones, canceladas por el Estado de Alarma.

«Conozco al alcalde Fran López, hablé con él y surgió la idea de hacer algo para concienciar a los vecinos con un toque de humor y gracioso, ya que hay gente que sale varias veces de casa con cualquier excusa y esto no es para tomárselo a risa, es muy serio», explica Tramoyeres.

Así, en el vídeo repasa los aspectos básicos que permiten a los ciudadanos salir de sus casas: hacer la compra, ir al estando, sacar a pasear al perro, coger el coche o hacer deporte, «pero una vez al día como mucho y no para quedar a charlar en la puerta del súper o con el perro», sostiene. El cómico reitera que hay que quedarse en casa. «No nos han pedido que vayamos a la guerra o que matemos a alquilen, simplemente, que nos quedemos en casa», insiste.

Al margen del vídeo, y en conversación con este diario, Tramoyeres recomienda cómo matar las horas de tiempo. «Hay que intentar acabar aquello que se tenía empezado y nunca concluimos. Que empecé a ordenar las fotos de todos los viajes, acabalo; la estantería que se quedó a medias porque no me daba tiempo, acabala; Todas esas cosas que dije, cuando tenga tiempo ya lo haré, pues ahora es el momento porque tiempo es lo que nos sobra», apunta. De hecho él se mantiene entretenido. «Por la mañana hacemos las tareas domésticas, ayudo a los niños con los deberes, hacemos la comida, por la tarde jugamos y a las 8 salimos a aplaudir al balcón, de 8 a 8.30 pongo música en el balcón y cuento algún chiste, a las nueve cacerolada, subo vídeos de mis monólogos a las redes... estoy hasta estresado», relata.

Y es que el confinamiento le ha pillado en plena temporada alta. «En fallas tenía actuaciones todos los días, incluso dos, luego la Magdalena, las fallas de pueblos como Monserrat, Turís y Godelleta, luego las actuaciones en el Talía y el Olympia... La verdad es que es una ruina, pero para todos», lamenta el cómico.

Eso sí, lo que tiene claro es lo primero que hará cuando se levante la alarma: «Ir al bar a almorzar con los amigos para vernos las caras. Ahora hacemos videollamadas, que está guay, parece esto como una aventura de película en la que no puedes salir. Si esto llega a pasar hace 30 años sin internet...», concluye.

Compartir el artículo

stats