El número de detenciones por violencia machista ha bajado drásticamente. Como ejemplo, los cuatro juzgados de Violencia sobre la Mujer de València, que en la primera semana de vigencia del estado de alarma, solo recibió 12 detenidos. Así, la media diaria en la semana del 16 al 22 es inferior a dos (1,7). En una semana cualquiera, previa a la actual situación provocada por la pandemia de coronavirus, la media diaria de detenidos por malos tratos era de 5 como mínimo, esto es, 35 en semanas favorables. Aunque en muchos ámbitos se temía una subida drástica de este delito, al pasar víctima y maltratador más tiempo juntos, la realidad es que los arrestos han caído a la tercera parte. Una explicación es que muchas detenciones son por romper la orden de alejamiento, algo que ahora corrige el confinamiento, pero también existe el temor a que las víctimas que aún viven con su verdugo tienen más difícil llamar y pedir ayuda.