Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ciudad del comercio engullida por el silencio

Solo tres super mantienen un espejismo de normalidad en el nudo de grandes superficies de Alfafar

La ciudad del comercio  engullida por el silencio

La ciudad del comercio engullida por el silencio

Los enclaves comerciales vacíos, quizá por esas imágenes que llegan de Estados Unidos con los viejos malls de los 80 que han quedado abandonados, tienen algo de paisaje postapocalíptico. Es lo que está pasando estos días con el nodo comercial de Alfafar, formado por cuatro enclaves contiguos que convierten a esta ciudad periférica en uno de los términos con mayor densidad comercial de España. Solo Alfafar Parc, la última zona desarrollada, tiene 225.000 m2.

Según explica el alcalde, Juan Ramón Adsuara, en el parque comercial en estos momentos quedan abiertos superficies de alimentación como un Lidl, el Economy Cash dentro del centro comercial MN4 y Carrefour. También algún restaurante que tiene servicio a domicilio, y una de las múltiples grandes superficies, Ofiarea, que consultó a la conselleria y el ministerio y puede abrir al tener productos de primera necesidad. Todo lo demás, y todo lo demás es mucho, con Ikea, a la cabeza, es un páramo. «Hemos reforzado la vigilancia al estar hoteles, apartahoteles y tiendas cerradas», confirma el primer edil.

«Las imágenes son descorazonadoras pero cuando pasas por allí y lo ves todo cerrado, vacío, sin gente, una zona comercial como esa, con el público que tiene, la animación que tiene, se te cae el alma a los pies», lamenta Antonio Martí, empresario y cara visible del centro comercial MN4, propiedad de su familia. «Todo el trabajo, el sacrificio, cuando paseas por el centro, los escaparates montados pero las tiendas cerradas, es triste. Y lo más triste y preocupante no es la fecha en que podamos volver a abrir, sino la psicosis, el miedo que va a haber después, y contra eso es difícil luchar. Vivimos una época dura pero lo que va a venir pienso que va a ser bastante complicado», augura el empresario.

Y es que, lógicamente, la restricción de movimientos ha dejado desérticas las tiendas y galerías comerciales. Por sacar algo positivo, aunque no precisamente para los gestores de inmobiliario comercial, desde el sector del gran comercio se apunta a los picos de crecimiento «brutales» en el canal on line, explican desde la patronal de grandes superficies Anged.

Compartir el artículo

stats