30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los incendios desde 2016 han quemado 14.485 ha

Transición Ecológica actualiza el visor de superficie afectada de los últimos cuatro años en el Cartogràfic que se remonta a 1993

Los incendios desde 2016 han quemado 14.485 ha

Los incendios desde 2016 han quemado 14.485 ha

La Comunitat Valenciana ha sufrido desde enero de 1986 a febrero de 2020 un total de 7.423 incendios con una superficie afectada de 252.561,53 hectáreas (ha), según las estadísticas que recopila la Conselleria de Transición Ecológica (antes Medio Ambiente). Y parte de los devastadores efectos de estos incendios se puede observar, desde hace días, en la web del Institut Cartogràfic Valencià (ICV) que permite ver año a año o en su conjunto, el rastro de destrucción de los incendios desde 1993.

La última información con la que se acaba actualizar el visor del ICV es la superficie quemada en los incendios forestales registrados en la Comunitat Valenciana en 2016, 2017, 2018 y 2019, éste último con datos provisionales, recopilados por la dirección general de Prevención de Incendios Forestales, que depende de la Conselleria de Transición Ecológica y Emergencia Climática, que dirige Mireia Mollà.

De los cuatro últimos años incorporados al visor del Cartogràfic, el de 2016 fue el que peor cifras registró ya que se produjeron un total de 341 incendios que afectaron a 7.260,31 ha. Entre los más importantes destacan los incendios forestales de Carcaixent (2.302,46 hectáreas), Chella (1.636,35 ha), Artana 1.506,16 (ha), Poble Nou de Benitatxell 807,69 (ha) y Bolulla (475,21 ha). Sólo estos cinco incendios, que representan el 1,47% de 2016, tuvieron un efecto devastador ya que arrasaron 6.727,87 ha, el 92,67% de la superficie quemada hace cuatro años.

Los otros 300 incendios registrados en 2016 quemaron «menos de 2 ha (el 87,98% ) y sumaron, en total, 88,91 ha, el 1,22% de toda la superficie quemada en 2016», según la dirección general de Prevención de Incendios Forestales.

La estadística de estas emergencias naturales también indaga en el origen del fuego: «en el año 2016 un total de 153 fueron declarados intencionados (44,87%) y 91 se comenzaron por negligencias (26,69%), lo que significa que más de siete de cada diez incendios tuvieron su origen en la acción humana», señala Ferran Dalmau, ingeniero forestal y gerente de la empresa Medi XXI GSA, que ha colaborado en recopilar la información.

Frente a la intencionalidad humana, la propia naturaleza también ha desencadenado incendios, como «los 62 fuegos (18,18%), casi dos de cada diez, que se iniciaron por rayos en 2016. La intencionalidad, la negligencia y la naturaleza explican el 89,74% de los incendios registrados en 2016.

Provocados por rayos

Respecto a 2017, se produjeron 346 incendios que afectaron a 2.253,10 ha, «un 68,97% menos de superficie quemada que en 2016». El 87,84% se arrasó en los incendios de l'Alt Palància, con 1.378, 94 hectáreas y el de Culla que afectó a 600,19 ha. El resto de 322 incendios registrados en 2017 afectaron a 64,08 ha, el 2,84% de la superficie quemada. La mano del hombre volvió a estar en 2017 detrás de estas catástrofes ambientales: «53 fueron intencionados (44,22%) y 79 por negligencias (22,83%) frente a «los 87 incendios (25,14%) por rayos, uno de cada cuatro».

En 2018 el fuego afectó a un 77,65% más de superficie que en 2017 ya que los 375 incendios registrados afectaron a 4.002,64 ha. El más grave fue en Llutxent y arrasó 3.033,54 ha. Por último, 2019 ha sido el segundo año con menor número de incendios desde 1986 «con un total de 273, que han afectado a 969,48, la mayoría (86,5%) en el incendio de Beneixama el 15 de julio del pasado año».

Compartir el artículo

stats