Casi 3.300 profesionales sanitarios entre personal médico y de enfermería están ahora mismo fuera de la primera línea de hospitales y centros de salud a causa del coronavirus, ya sea por haberse contagiado o por estar en aislamiento preventivo por haber estado expuesto a una persona enferma. Es la cifra global que ayer hizo pública el sindicato CESM y que hace tiempo que la Conselleria de Sanidad no estaba facilitando. Desde la administración se ofrece diariamente la cifra de profesionales contagiados, ayer 892, más del doble que hace una semana, pero fue el sindicato quien hizo público que otros 2.400 están en aislamiento. Lo hicieron, además, dando el dato sectorizado por departamentos de salud, algo que Sanidad ha dado solo puntualmente (lo hizo hace una semana) y venía negando a los sindicatos hasta ayer.

Según estos datos, y como ya se intuía, el área de salud del Hospital General de Alicante es la más afectada con 118 profesionales contagiados (hace una semana tenía la mitad) y otros 565 en cuarentena. Cabe recordar que el hospital registró un brote importante entre profesionales de Anestesia que se propagó. Por detrás están otras áreas afectadas como la del Hospital General de València, con 65 contagiados y 167 en cuarentena y la del Doctor Peset, con 59 profesionales enfermos y otros 103 en aislamiento y donde hay varios integrantes de la directiva afectados.

Desde el sindicato CESM -que ha denunciado a Sanidad ante los tribunales por la falta de material- vincularon directamente este aumento de casos positivos entre el personal a la falta de equipos de protección y pusieron como ejemplo, los recortes que en este sentido «han aplicado en el área del Hospital General de Alicante».

Desde Sanidad han insistido siempre en que tanto contagiados como cuarentenados son considerados como bajas laborales y que, por ello, son plazas que se estaban sustituyendo. Hace una semana se aseguró que se habían hecho 1.850 contratos pero se desconocía cuántos médicos y enfermeros estaban, por ejemplo, aislados.

Estos 3.292 profesionales sanitarios están ahora en casa por haberse contagiado o para no hacerlo, precisamente, cuando más falta están haciendo. Las cifras de contagiados, hospitalizados y fallecidos por la pandemia siguieron ayer creciendo aunque a primera vista a un ritmo más bajo. Así, se registraron 398 nuevos positivos, más que el lunes pero menos que los 750 del domingo y 2.189 hospitalizados en total, 356 en alguna UCI, veinte personas más que un día antes. Al igual que en los nuevos casos, estos dos parámetros siguen creciendo como la cifra de fallecidos (otras 29 personas y son ya 339 los muertos por la Covid-19) pero a un ritmo más suave con incrementos del 7 % o del 9 %.

Preguntada al respecto, la consellera de Sanidad, Ana Barceló, pidió esperar hasta hoy miércoles para ofrecer una visión más ajustada de cuándo se llegará al pico de la curva. «Mañana (por hoy) podremos tener una proyección de cuándo llegará el pico y cuándo empezará a descender», comentó.

245 camas libres de UCI

Los días cuentan, sobre todo, por la presión que supone en los hospitales la entrada de pacientes críticos. Según la consellera, el sistema aún tiene capacidad ya que a día de ayer se estaba en un 68 % de ocupación de camas de UCI y había 245 libres «todas dotadas de respirador» y aún se podía crecer más en otros espacios dentro de los hospitales. Se había previsto, de hecho, poder casi triplicar la capacidad normal y llegar a 1.200 camas UCI aunque aquí se dependía de la llegada de respiradores suficientes que han de venir de las compras realizadas por el Gobierno central y las hechas por el Consell en China, que ayer tarde siguieron llegando.

Desde el sindicato CSIF, sin embargo, llamaron la atención sobre la diferente distribución de estas camas libres ya que había algunos hospitales, sobre todo los comarcales de menor capacidad que ya estaban al 100 % en sus UCI, por ejemplo en Sagunt, Requena, Elda, Vinaròs, Orihuela, Elx y Marina Baixa. Además, según el sindicato también estaban al completo las UCI de La Fe, el Clínico y el Arnau y en Sagunt, Requena o Marina sin sitio en habitaciones de planta.