El sábado FACUA pidió al Gobierno que interviniese el precio de mascarillas al haber detectado la venta de estos productos por hasta 19,95 euros la unidad. En este sentido, la vocal del MICOF subrayaba ayer que los farmacéuticos también han visto cómo los proveedores con los que llevan trabajando desde hace años, han multiplicado el precio por el que les venden a ellos este producto ya que hay más demanda que producción y países como Estados Unidos pagan hasta cuatro veces más a los fabricantes chinos que los españoles. «O nos abastecemos de un producto respetando las reglas de mercado internacional, dejando al Gobierno la decisión sobre cómo lo comercializa, o nos desentendemos de cubrir una necesidad de nuestros clientes», plantea González de Buitrago. «La administración es la que nos ha dejado desprotegidos ante el precio de las mascarillas y lo que no se puede hacer -añade-, es criminalizar a la persona que ha tenido que hacer una planificación para cubrir esa demanda».