Falta una semana. Pero a partir del próximo lunes vuelven a la actividad los sectores económicos que el Gobierno consideró no esenciales y cuyos trabajadores habrán estado confinados dos semanas para frenar la escalada de contagios por coronavirus.

Pero cuando se encara la cuarta semana de estado de alarma y con el Gobierno estudiando ya medidas para una gradual vuelta a la normalidad durante el mes de mayo, el Consell ve necesario que a partir del lunes se pueda controlar la posible existencia de focos de contagio entre los trabajadores que retoman su actividad en sectores como, por ejemplo, los industriales.

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, aseguró ayer que es necesario un control sobre estos grupos de trabajadores para asegurarse de que no hay portadores del virus. Pero también admitió que no hay suficientes test rápidos para comprobarlo. Es por ello que el Consell espera que en las próximas horas el Gobierno detalle cómo piensa hacerlo, pero no esconde su preocupación una vez que la situación de contagiados se ha estabilizado y los datos invitan ya a la esperanza. De hecho el Ministerio de Sanidad considera que la Comunitat Valenciana es una de las que ya parece haber controlado la pandemia.

El Gobierno también ha dejado entrever estos días la posibilidad de test masivos. Pero la Generalitat asegura que ha recibido 88.973 y que no son suficientes ya que la prioridad para las pruebas está en los profesionales del sector sanitario y de las residencias de mayores y de servicios esenciales.

Además, la consellera Barceló explicó ayer que aunque de las indicaciones trasladadas por el Ministerio de Sanidad se deduce que los test tendrán un carácter voluntario lo lógico es que conforme se vaya levantando el confinamiento se pida un certificado a las personas que se desplacen a trabajar a partir del lunes de que no son portadores del virus para dar seguridad a sus empresas y compañeros, aunque fuentes de su departamento aseguraron que ese escenario sería el idóneo pero que esa posibilidad es condicional y está en función de los recursos de que se disponga.

Más test rápidos distribuidos

Mientras, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, hizo hincapié ayer en que se está trabajando actualmente en la fabricación nacional de kits de extracción. Las PCR son las pruebas más fiables y los test rápidos son complementarios, dijo. «Se están distribuyendo un millón de estos últimos a todas las autonomías. Con ello se incrementará entre un 30 y un 40 % las PCR que se podrán realizar ya que los test rápidos positivos ya no tendrán que hacerse por PCR», añade.

Barceló sostiene que, a día de hoy, estos test serían insuficientes en el caso de que se tuvieran que aplicar cuando se vaya produciendo el levantamiento del confinamiento. «Van a ser necesarios más test, pero aún hay tiempo para adquirir más y llegar a la cantidad que sea suficiente», añadió.

No se tomará la fiebre

Barceló también señaló que están a la espera de que el Gobierno de Sánchez concrete cómo va a ser el levantamiento de la hibernación económica para poder planificar la realización de los test rápidos y qué logística se aplicará si dan positivo. La consellera de Sanidad descartó, eso sí, que se pueda tomar la fiebre a los empleados que vuelven a trabajar el lunes, como se ha hecho en otros países, por no ser una medida fiable.

Mientras, siguen bajando los contagios y víctimas en la Comunitat Valenciana. Ayer se anunciaron 150 nuevos casos y 24 fallecidos en las últimas 24 horas, lo que supone una reducción respecto a los últimos días, en tanto que las altas siguen aumentando, con 118 personas curadas en la última jornada. La sensación que tiene el Ministerio de Sanidad es que la pandemia ya estaría controlada en la mayoría de las autonomías, entre ellas la valenciana según informó Sanidad. Aunque para que se confirme es necesario esperar.

En total, se han registrado 7.334 positivos en la C. Valenciana (de ellos 1.188 son sanitarios) y han fallecido 637 personas (166 usuarios de residencias). Si el sábado se informaba de 277 nuevos contagios y el domingo de 283, este lunes la cifra ha bajado de las dos centenas, hasta 150 nuevos casos: 17 en Castelló, 46 en Alicante y 87 en Valencia.Respecto a los ingresos, Barceló ha detallado que hay 1.909 pacientes hospitalizados, lo que supone ocho personas más que un día antes: hay 229 en Castelló (44 en la UCI), 639 en Alicante (141 en la UCI) y 1.041 en Valencia (199 en la UCI). Estos datos suponen que hay 384 personas en las UCI valencianas, tres más que el día anterior.

Respecto a los sanitarios, el número supera los mil cien, de forma que uno de cada siete contagiados es profesional de sanidad.