El protocolo fijado por la Conselleria de Sanidad para que los familiares puedan despedirse de las personas que se encuentran en estado grave en la UCI antes de fallecer establece que si el enfermo tiene diagnosticada la enfermedad del coronavirus solo podrá entrar un visitante y protegido con un EPI para evitar más contagios. El protocolo ya se ha redactado y este viernes fue remitido a los centros hospitalarios de la C. Valenciana para su aplicación.

Así lo confirmó ayer la consellera de Sanidad, Ana Barceló, en la rueda de prensa diaria para dar información sobre el impacto de la pandemia en las tres provincias valencianas.

No obstante, según las fuentes consultadas por este periódico ayer, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha trasladado a Barceló que revise el documento para que, garantizando siempre la seguridad del personal médico y los familiares, puedan acceder a la UCI más de un visitante si son familiares directos -padres, hijo o hermanos-. Sobre todo después de la llegada de otro avión con más material de protección.

En una rueda de prensa celebrada este jueves, Ximo Puig ya anunció la puesta en marcha de este protocolo en la C. Valenciana como «un gesto de humanización» de la sanidad que tiene que propiciar la Administración valenciana.

«Lo peor de esta crisis es el rostro de la muerte, y después de trabajar toda una vida, en el caso de las personas mayores, mueren sin poder despedirse de sus familiares», dijo el jefe del Consell el jueves.

Ana Barceló confirmó ayer que ese protocolo ya está redactado y que se remitiría ayer a todos los departamentos. La consellera de Sanidad insistió durante su intervención en que se ha podido aprobar «gracias al esfuerzo de la Generalitat para traer el material de protección necesario que permita a los familiares despedirse con seguridad de sus seres queridos». «Ese material de protección era lo que nos imposibilitaba aprobar este protocolo», apuntó la dirigente socialista. En este sentido, Barceló aclaró que ahora las familias ya podrán despedirse pero el protocolo diferencia entre los pacientes con coronavirus de los que no.

Así, en el caso de que el paciente terminal tenga diagnosticada la enfermedad del coronavirus, el protocolo inicial solo autoriza la visita de un único familiar para despedirse «en la intimidad». Será enfermería o el médico quien se ponga en contacto telefónico con los familiares para fijar el horario de esta visita.

No obstante, se podría ampliar a más visitantes si se comprueba que los sanitarios cuentan con material de protección suficiente para los familiares de las víctimas.