El tercer trimestre escolar se reducirá a los contenidos «imprescindibles» y la evaluación del alumno se centrará en el trabajo realizado desde casa. Además, los estudiantes que se presenten a la selectividad no se evaluarán de los bloques que no hayan trabajado en clase. La Conselleria de Educación publicó ayer una carta dirigida a toda la comunidad educativa para informar en detalle sobre los acuerdos cerrados con el Gobierno en la Conferencia Sectorial de Educación, que pretendían dar pautas para finalizar este curso académico 'atípico' por el coronavirus y organizar el nuevo curso 2020/2021, donde se tendrán que recuperar los contenidos no impartidos este año.

La conselleria parte de la base de que este curso no se podrá trabajar la misma cantidad de temario que otros años, por ello, marca varias medidas. Primero, que el tercer trimestre sirva para «reforzar y consolidar los aprendizajes realizados en los dos primeros trimestres». Además, pide al profesorado que adapte los temarios a la formación a distancia y seleccionen «los contenidos que se consideren más relevantes para el desarrollo de las competencias básicas en la educación obligatoria y los imprescindibles para el alumnado que finalizará un ciclo de Formación Profesional o Bachillerato».

En cuanto a la evaluación, establece que el alumnado que se presente a la prueba de acceso a la universidad no debe verse perjudicado por la formación a distancia. Por eso, podrá obtener la máxima nota posible «sin realizar las preguntas correspondientes a alguno de los bloques de materia no trabajados en clase». En cuanto a la titulación, Eduación también marcará unas fechas para la realización de «pruebas extraordinarias» de recuperación.

En cuanto a la organización del curso 2020/2021, se planearán clases de refuerzo para recuperar los contenidos no impartidos este año. Los contenidos y la forma de estas clases se diseñarán una vez terminado este curso. Además, la conselleria recuerda que la repetición de curso será «una medida excepcional» y el aprobado la regla general.

Aumentar la inversión

La oenegé Save The Children apoyó ayer las medidas tomadas por Educación para reducir el impacto del Covid-19 en el curso escolar, pero demandó más inversión educativa y recordó que el alumnado con menos recursos «repite hasta seis veces más que aquel con un mayor nivel socieconómico». Rodrigo Hernández, director de Save The Children en la Comunitat, declaró que «los acuerdos van en buena dirección, pero necesitamos que se siga incrementando la inversión en educación y se continúe teniendo en cuenta al alumnado más desfavorable para que ningún niño o niña se quede atrás».

La bolsa se reabre el 23 de abril

Además de la carta remitida a la comunidad educativa, la conselleria se reunió ayer con varios de sus componentes, entre ellos el personal docente. En una reunión junto a los principales sindicatos, Educación acordó ayer retomar las adjudicaciones de personal «de manera urgente» y con una periodicidad semanal. Así, la bolsa se volverá a abrir el 23 de abril y se adjudicará el día 25 en lugar del dia 29 como estaba previsto. La propuesta ha sido presentada por el secretario autonómico de Educación y FP, Miguel Soler, durante la Mesa Sectorial celebrada.

Por último, la conselleria explicó que se convocará una nueva reunión la próxima semana para tratar algunos procedimientos pendientes, como «pruebas PUC, exámenes de la Escuela Oficial de Idiomas, capacitación de valenciano y C1, oposiciones convocadas, etc».

Universidades aumenta las becas salario

La Consellera de Innovación, Ciencia y Universidades, Carolina Pascual, anunció ayer un aumento del presupuesto en las becas salario y una reducción de los requisitos académicos para las becas de la Generalitat de ayuda al estudio, lo que permitirá que más estudiantes puedan acceder a estas prestaciones el próximo curso.

Pascual hizo este anuncio durante una reunión por videoconferencia con las rectoras y rectores de las universidades públicas valencianas, con el objetivo de trasladar las recomendaciones del Ministerio de Universidades y actuar de forma coordinada de cara a la finalización del curso académico.

Además, también se abordó la brecha digital para el alumnado universitario, sobre todo, la relacionada con la conexión a Internet y el ancho de banda necesario para continuar con la docencia online y acabar el curso. Así, la consellera y las rectoras y rectores valencianos se mostraron dispuestos a colaborar para encontrar soluciones a este problema para que «ningún alumno se quede sin poder recibir su formación por este motivo» y garantizar una correcta evaluación no presencial del alumnado.