Los comportamientos incívicos no cesan ni en pleno estado de alarma y, en algunos lugares, hasta aumentan. Esto lo que denuncian vecinos de varias zonas de Sagunt, que se quejan del mayor abandono de enseres en plena calle y de un aumento de los excrementos de perros que se quedan olvidados en aceras y calles sin que sus dueños cumplan con su deber de recogerlos.

Uno de los lugares donde más se ha notado esto último es en la ronda peatonal que bordea el Castillo de Sagunt, concretamente entre las calles Héroes y Belén. «Es una pasada como estaba esta mañana a primera hora. De auténtica vergüenza. Miraras a derecha o a izquierda, veías cacas», decía una vecina.

Esto se suma al abandono de todo tipo de enseres y trastos viejos, desde juguetes, colchones o somieres hasta tazas del WC. «El servicio de recogida a domicilio de enseres se suspendió poco después del estado de alarma, pero vemos que aún hay gente que no se conciencia», aseguraba a Levante-EMV el edil Roberto Rovira (EU), responsable de la empresa municipal que se encarga de la limpieza viaria y de la recogida de basura.

La concejal de Policía Local, Natalia Antonino (PSPV-PSOE), añadía que su departamento es consciente de estas problemáticas y «está estudiando» la situación, especialmente, de cara al próximo aumento de plantilla con la llegada de siete nuevos agentes.