El Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas manifestó ayer al Ministerio de Sanidad su «preocupación» ante la proximidad de la época estival y la necesidad de tomar una decisión basada en «criterios exclusivamente científicos» sobre la eventual apertura de las piscinas en comunidades de propietarios y urbanizaciones.

En una carta remitida a la directora general de Salud Pública, el colegio considera necesario que se establezca una normativa de aplicación estatal, aunque la competencia en esta materia es de las comunidades autónomas, sobre este tema con el objetivo de evitar así movimientos de población hacia zonas donde está más avanzada la desecalada.

Así, solicitan que se establezcan las condiciones y protocolos que deben cumplir estas instalaciones para el supuesto de que se autorice su apertura.Entre las propuestas de los administradores de fincas se encuentran, en primer lugar, medidas para garantizar el distanciamiento social entre personas, como la reducción del aforo de las instalaciones. Indican que es necesario conocer que el cumplimiento de las condiciones obligatorias que se establezcan será responsabilidad únicamente de cada ciudadano.