Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell quiere crear almacenes como los de Finlandia durante la Guerra Fría

Política Territorial ya busca localizaciones para tenerlos preparados y evitar la tensión de suministros

Ayer llegó el avión 19 con cargamento desde China para la Generalitat.

Ayer llegó el avión 19 con cargamento desde China para la Generalitat. pau llorca

El conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, defendió la necesidad de crear «reservas estratégicas de material sanitario» ante futuras oleadas nuevos contagios durante la pandemia para «disponer de existencias de material sanitario de forma permanente y que se utilizaría en caso de crisis, como ya sucede en otros países».

Se trata de las reservas de emergencia para la crisis creadas en Finlandia durante la Guerra Fría (en lugares secretos) y que les ha permitido disponer de material quirúrgico, guantes o batas de protección en épocas de escasez como la sufrida en la actual crisis sanitaria. El conseller España incluso admitió que el Consell está «buscando localizaciones para almacenes para tenerlo preparado para el futuro y evitar la tensión de suministros».

El conseller hizo estas declaraciones en el seminario web «Transporte y logística en tiempos de COVID-19», organizado por la Cátedra Transporte y Sociedad y moderado por su director Tomás Ruiz. En el debate también participaron el presidente de Puertos del Estado, Francisco Toledo; el comisionado del Gobierno para el corredor mediterráneo, Josep Vicent Boira; la eurodiputada del grupo Socialistas y Demócratas Inmaculada Rodríguez Piñeiro; la representante de Walker's Dones Pepa Torres y Belén Carratalà, directora comercial de TIBA.

De 3 a 15 dólares por kilo

Carratalà, que ha colaborado con la Generalitat para importar productos sanitarios para luchar contra la covid-19 ya que TIBA, es un operador logístico que ejerce de transitarios y agente de aduanas explicó las vicisitudes que han debido afrontar para conseguir el material en medio de una «guerra» entre países para movilizar aviones con el material necesario y en medio de continuos cambios normativos (hasta cuatro en China «que obligaba a reempaquetarlo todo») y «fuertes subidas de precio».

Un ejemplo: si antes se pagaban «dos o tres dólares por kilogramo transportado hoy se pagan 15 dolares por kilogramo». También se han encarecido las mascarillas. «Antes se pagaban a 0,025 euros pero ahora cuestan 0,20 ?». Por no citar las condiciones en las que se trabaja con «colas de 72 horas en las terminales de Shangai; dificultad para localizar las mercancías preparadas en los aeropuertos; proveedores no homologados, paralización de documentaciones porque no eran válidos...». Unos problemas de logística que aumentaban la angustia en medio de la crisis sanitaria por la necesidad de materiales de protección para los profesionales sanitarios.

Proveedores a mil kilómetros

Ante este escenario de desabastecimiento en las cadenas logísticas mundiales, el conseller de Política Territorial consideró una obligación «repensar» en cómo ha de ser nueva conectividad de nuestro mundo. «El futuro -reflexionó- seguirá pasando por la globalización, por la conectividad. Pero lo que se ha evidenciado es que no tiene sentido que nuestros principales proveedores estén a miles de kilómetros de distancia».

Por ello, el conseller Arcadi España apostó por una «globalización más próxima, más regionalizada. Se trata de concentrar a los distintos componentes de la cadena de valor» lo que podría suponer una «segunda oportunidad para la industria europea, ya que permitirá una diversificación de las ubicaciones de la fabricación de componentes».

Para ello se trataría de «apostar por una globalización más próxima, más regionalizada. Se trata de concentrar a los distintos componentes de la cadena de valor, lo que supondrá también una segunda oportunidad para la industria europea ya que permitirá una diversificación de las ubicaciones de la fabricación de componentes».

«La fábrica del mundo»

En la misma línea coincidió el presidente de Puertos del Estado, el castellonense Francisco Toledo, quien abogó por «diversificar y localizar lo máximo posible. China no puede ser la fábrica del mundo».

En este tránsito hacia la nueva logística global pero regionalizada, ambos responsables abogaron por potenciar infraestructuras intermodales que no compitan entre sí, sino que se complementen. Sería vital, «acabar el corredor mediterráneo, modernizar el corredor cantábrico-mediterráneo y sus conexiones con el Atlántico y estar enlazados en una red transeuropea eficaz», reivindicó Arcadi España.

Además de garantizar también que los corredores ferroviarios «estén asociados a nuestros puertos y aeropuertos para garantizar la interoperabilidad; es decir, que los trenes lleguen al mar porque la conexión puerto- ferrocarril abre grandes posibilidades en el escenario logístico que debemos dibujar». Tras la crisis las empresas volverán a aumentar su almacenaje de materiales, vaticinó la propietaria de Walker's Dones, Pepa Torres, que ha colaborado con la Generalitat de forma altruista para facilitar «carretilleras en Feria València». «La pandemia nos ha atropellado. No tenemos logística de emergencia», concluyó.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats