Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Preocupación en los centros ante el regreso a clase voluntario en Infantil

Colegios y "escoletes" aseguran que es imposible que los menores de 6 años cumplan las medidas de protección en las aulas dentro de dos semanas

Una niña juega, en la clase de un colegio.

Una niña juega, en la clase de un colegio. daniel tortajada

«Tener a niños de dos años separados en clase, con mascarilla, evitando que se ponga la mano en la boca y toquen a sus amigos, cambiar pañales, limpiarles los mocos... cumpliendo con las medidas de distanciamiento es inconcebible». Lo dice una de las profesionales que estaba a diario con los más pequeños hasta que llegó el confinamiento y que ahora se muestra preocupada por cómo será la vuelta a las aulas de los escolares de Infantil lo que, según anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, podría ocurrir en la fase 2 del plan de desescalamiento (a partir del próximo 25 de mayo si no se retrasan las fases).

A falta de conocer más detalles y las instrucciones exactas -tanto desde el Ministerio de Educación como de la conselleria- los colegios públicos de Educación Infantil y Primaria (CEIP) y las escoletes privadas muestran su inquietud con una medida que, según apuntó Sánchez, será opcional y para contribuir a la conciliación laboral de las familias.

El valenciano Vicent Mañes, presidente de Fedeip (la federación estatal de CEIP), asegura que «a día de hoy no va a ser posible recibir alumnado antes de final de curso» porque «no se cumplen las circunstancias de proteger a las personas».

Mañes explica que, para poder recibir a parte del alumnado en dos semanas, los equipos directivos deberían entrar a los centros la próxima semana (fase 1), para realizar los cambios necesarios y organizar la recepción del material de protección que esperan. Asimismo, desde Fedeip también proponen una «vuelta progresiva del profesorado», anterior a la de esta pequeña parte del alumnado.

Por esto, esperan que por parte de las Administraciones «haya decisiones razonables» pronto, y se tenga en cuenta que en Infantil se lleva a cabo una «tarea educativa, no de custodia». No obstante, Mañes avisa de que, «precisamente el alumnado de Infantil es el que debería tener más difícil volver» a las aulas.

Desde una escoleta consultada por este periódico coinciden con que es «una locura» pretender que a edades tan cortas se mantengan las distancias o no haya contacto entre los niños y niñas; y lamentan que, una vez más -y como ya denunció Fedeip- «no se valora el trabajo en Infantil, aunque tenemos mucha responsabilidad».

La directora de la escoleta critica que el tiempo pasa: «sabemos que es difícil, pero no queremos vernos en el último momento tomando decisiones precipitadas; nos obligan a estar parados porque no sabemos nada; de eso depende nuestra viabilidad», explica. Desde el centro también apuntan que la demanda de las familias es muy baja (inferior al 10 %), por una mezcla entre «miedo» a la pandemia y los ERTE, que hacen que muchos padres y madres puedan conciliar mejor y no quieran correr riesgos. Así pues, detallan que con pocos escolares no se podrían permitir abrir. «Yo quiero, y si me lo facilitaran lo haría, pero no puedo perder dinero», reconoce la directora.

Lo que también necesita saber el sector es qué pasará con las escuelas de verano para lo que, según indican, «sí hay mucha demanda». «De la ratio dependerá el precio y si esto estuviera detallado, sí podríamos hacer inscripciones», apuntan. El verano podría compensar las pérdidas de estos meses, que han llevado a la mayoría de centros de Infantil a realizar ERTE; y también ayudará la inversión de casi 16,6 millones de la conselleria, correspondiente al bono infantil y que los centros recibirán directamente para cubrir los gastos fijos. «Es positivo y no lo han hecho en otras CC AA, nos ayudará a salir adelante y a volver a abrir; se han comprometido hasta final de curso y supone una liberación», afirman.

Desinfección y más limpieza

Por su parte, los sindicatos también ven con recelo una apertura de los centros en la fase 2. El Stepv y CC OO piden que no reabran ya hasta septiembre y UGT que, si lo hacen, sea con «medidas sanitarias y educativas especiales», como el uso de mascarillas, guantes, geles hidroálcolicos... y un aumento de las horas contratadas para la limpieza y desinfección de colegios e institutos. Para estas tareas extra de limpieza, en CC OO piden «protocolos claros de actuación y una dotación económica extraordinaria». CSIF, por su parte, también solicita un refuerzo de la plantilla docente.

En Stepv, por último, ven necesario un plan de contingencia que tenga en cuenta las especificidades del sector educativo y de cada una de las etapas. Según el sindicato, hoy la conselleria convocará a los representantes sindicales para abordar la desescalada en el ámbito educativo. Además, el conseller de Educación, Vicent Marzà, explicó en las Corts el miércoles que se hará «lo que determinen las autoridades sanitarias» y que el objetivo es que «haya un acuerdo del conjunto de territorios», lo que previsiblemente podría ocurrir el próximo jueves, en una reunión con el ministerio.

Compartir el artículo

stats