Los alumnos valencianos no volverán a sus aulas para finalizar este curso y las clases finalizarán con la formación a distancia mediante la plataforma Mulan en todos los niveles. En infantil ni siquiera se abrirán los colegios, mientras que en los cursos donde se tiene que obtener título (4º de ESO, 2º de Bachillerato, 2º de FP de grado medio y superior y último curso de enseñanzas de régimen especial) será opcional y voluntario que el alumnado asista a sesiones presenciales de tutorías, resolución de dudas y entrega o comprobación de materiales, así como la preparación de las pruebas previstas en estos cursos, respetando todas las medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias. Eso será en la fase 2 de la desescalada.

Es la principal conclusión de la propuesta que ayer planteó por videoconferencia el conseller Vicent Marzà en la Conferencia Sectorial de Educación convocada por la ministra Isabel Celaá con los responsables de las comunidades autónomas. Según Marzà, que estuvo acompañado por el secretario autonómico Miquel Soler, «nuestra propuesta es que el alumnado valenciano finalice el curso con el acompañamiento de su profesorado en la formación a distancia no presencial. Cuando se active la fase 2, el alumnado podrá ir al centro por cuestiones específicas, según la etapa educativa y respetando las recomendaciones sanitarias». El curso escolar acaba el 16 de junio para ESO, Bachillerato, FP y enseñanzas de régimen especial, y el 18 de junio, para los alumnos y alumnas de Infantil y Primaria.

Para Primaria, de 1º a 3º de ESO y de 1º de Bachillerato, cuando la Comunitat esté en la fase 2, se mantendrá la formación a distancia no presencial en el día a día del trabajo de enseñanza-aprendizaje hasta que acabe el curso. Los centros educativos podrán organizar actividades específicas y tutorías, especialmente para el alumnado de estos cursos que no hayan tenido las mismas oportunidades de seguimiento telemático que el resto de compañeros.

En Educación Infantil de 0-6 años no se abrirán las aulas ni los colegios hasta el próximo curso escolar 2020-2021, según la propuesta que Marzà expondrá a los representantes de la comunidad educativa, ya que esta determinación «se toma después de haber analizado la situación con los diferentes agentes implicados en esta etapa educativa», según la conselleria.

Con respecto a las escuelas infantiles 0-3 privadas, si abrieran, automáticamente dejarían de percibir la ayuda de Educación establecida por el estado de alarma. La conselleria está abonando a los centros los fondos correspondientes al bono infantil aunque no acudan los alumnos.

El conseller, según la nota remitida por Educación, hizo dos demandas específicas en la Conferencia Sectorial. Por un lado, la necesidad de que el Gobierno central asegure un programa de cooperación territorial que, con la participación de las comunidades, «permita aumentar los fondos destinados a la educación con el objetivo de profundizar en las medidas para que ningún alumno se quede atrás». Y, por otro, solicitó que se cree un grupo de trabajo específico para coordinar, conjuntamente en todo el Estado, las necesidades y las condiciones para preparar el inicio del curso.