Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El choque de Compromís con el Gobierno salpica al Botànic

La coalición tiene decidido dar un giro a su relación con el Ejecutivo de Sánchez y Baldoví extiende a Iglesias el malestar - La formación morada reprocha al socio que ataque el fondo para las autonomías

El portavoz en el Congreso de Compromís Joan Baldoví.

El portavoz en el Congreso de Compromís Joan Baldoví. efe

El enfado de Compromís con el Gobierno tras el rifirrafe entre el diputado Baldoví y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, no es una rabieta de un día. Tiene recorrido. Baldoví y Montero hablaron por teléfono horas después para intentar aclarar lo ocurrido el miércoles en el Congreso, pero Compromís ha decidido dar un giro a la relación con el Gobierno.

El primer cambio visible se producirá seguramente en la votación del estado de alarma (en este momento el sí está descartado) e irá más allá. Afecta a la relación global con el Ejecutivo y a todas las votaciones futuras, señalan las fuentes.

Compromís y PSOE firmaron un acuerdo para dar el sí a la investidura de Sánchez donde la financiación tenía un peso clave por lo que la coalición entiende que Montero ha cuestionado un pilar fundamental de este documento.

A ello se suma que la coalición entiende que el reparto del fondo para hacer frente a la pandemia prolonga los defectos que aquejan al actual modelo de financiación, por lo que se planta contra el Gobierno y avisa que no va de farol.

La bronca comenzó el miércoles por la mañana cuando Montero le espetó en el Congreso al portavoz de la coalición, Joan Baldoví: «no enredemos, no inventemos problemas que no existen».

Como la pregunta de Baldoví se refería a la financiación, Compromís en bloque montó en cólera. Un insulto a los valencianos, dijeron. La ministra matizó después y fuentes del ministerio señalaron que ella se refería al reparto del dinero por el covid y remarcaron las veces en las que Montero ha admitido la infrafinanciación valenciana. Pero en Compromís entienden que no pidió disculpas ni se retractó sino que únicamente trató de apagar el fuego.

Ayer el conseller de Hacienda, Vicent Soler, lo atribuyó a un malentendido conceptual. Pero sea como fuere, la bronca acabó por saltar al Botànic. Por la mañana Baldoví aseguró que su enfado con el Gobierno era también extensible el vicepresidente, Pablo Iglesias, que el día antes había aplaudido la intervención de la ministra. Según el dirigente de Compromís el líder de Podemos le había decepcionado.

Y Podemos, socio de Compromís en el Consell y en el pacto del Botànic, se sintió concernido porque habían criticado a su jefe.

El diputado de la formación morada, Ferran Martínez, reprochó a Compromís que ataque al Gobierno por el reparto del fondo autonómico y dijo que la coalición se había equivocado.

Un fondo por primera vez

Martínez defendió al Ejecutivo de Sánchez e Iglesias y dijo que es la primera vez que se crea un fondo de estas características para ayudar a las comunidades autónomas, y que es lógico que se distribuya teniendo en cuenta criterios sanitarios. Compromís ya ha dicho que romperá si no se abona en función del número de habitantes.

Mientras, la Generalitat ha pedido que se revise la ponderación para reparto de fondos. El conseller de Hacienda, Vicent Soler, pidió ayer que se revise la fórmula para establecer el baremo por no estar de acuerdo con los criterios anunciados, según señaló.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats