Generosidad de carne y hueso e inteligencia artificial para combatir el coronavirus en la Marina Alta. La Fundación Dénia ha logrado un hito. Gracias a aportaciones de empresas y vecinos de la Marina Alta que han oscilado entre los 15 y los 10.000 euros, ha comprado en tiempo récord un robot (en puridad, es un analizador de diagnóstico microbiológico) que permitirá realizar cada cuatro horas cien pruebas PCR de detección del coronavirus. El análisis rápido es clave para aislar a los infectados y asintomáticos y evitar contagios. La fundación ha donado el analizador al hospital de Marina Salud de Dénia.

«Contar con esta tecnología sitúa al departamento de salud por encima de lo que es esperable para su volumen de población», destacó ayer el gerente de Marina Salud, Luis Carretero. «Poder disponer de esta tecnología de diagnóstico no tiene precio», añadió la jefa de medicina interna, Patricia Martín Rico.

El presidente de la fundación, Antonio Sentí, subrayó que ha sido «extraordinario» reunir en pocas semanas los 40.000 euros que cuesta el analizador. Afirmó que se han «alineado los astros» para que la Marina Alta pudiera adquirir un robot ahora, en plena pandemia, muy demandado. «El representante de la empresa americana que lo fabrica vive en Xàbia. Hemos tenido una suerte inmensa», dijo Sentí.

El hospital ha realizado desde que comenzó la pandemia 6.000 test PCR. La pasada semana efectuó 1.800 pruebas a pacientes que estaban en seguimiento. «Pero fue excepcional. Ahora estamos en situación de hacer cien pruebas al día», explicó la doctora Patricia Martín.

Una coyuntura «positiva»

Carretero desveló que el departamento de salud de Dénia está en una coyuntura sanitaria «positiva». «La curva ha descendido. La situación de ahora nada tiene que ver con la del 1 de abril», dijo el gerente de Marina Salud, que precisó que en el hospital sólo sigue ingresado un paciente contagiado de coronavirus, mientras que otros cuatro que todavía están hospitalizados ya han dado negativo en los test. También advirtió de que desde hace dos semanas no hay ningún enfermo de Covid-19 ingresado en la UCI.

«Lo que nos preocupa es estar preparados por si hay un repunte de contagios», apuntó. Si eso ocurre, el hospital cuenta ya con una excelente herramienta para anticiparse en el diagnóstico, el robot donado por la Fundación Dénia y en cuya compra han colaborado vecinos y empresas de la comarca.