El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, destacó ayer «la responsabilidad» de la Comunitat Valenciana en su decisión de no solicitar el paso a la fase 2 al haber detectado que había condicionantes que podrían haber puesto en peligro el trabajo hecho en lo que a contagios se refiere en los dos últimos meses.

Aunque en principio la idea del Consell era subir un peldaño más en el plan de desescalada, los últimos datos epidemiológicos que indican un crecimiento en la tasa de reproducción han frenado esa intención y recomiendan seguir en la fase 1 durante más tiempo.

Ese gesto fue alabado ayer por el presidente del Gobierno en la comparecencia que realizó desde la Moncloa para dar cuenta de las últimas novedades en la gestión de la desescalada. Sánchez alabó también la «madurez» de ese gesto del Consell,que ha preferido esperar a pesar del coste que puede tener para la economía de muchas familias, y dejó claro que el cambio de fase «no es una carrera» entre los territorios.

Apenas hace una semana que toda la Comunitat Valenciana al completo dio el salto de la fase 0 a la fase 1, que permitía acabar con una serie de restricciones y reiniciar la actividad económica. Antes, el Gobierno había autorizado solo a diez de los 24 departamentos de salud poder dar ese salto. Aquello molestó profundamente al gobierno valenciano, que para el nuevo avance ha preferido mantener la prudencia.

Desde la Conselleria de Sanitat no dan pistas, de momento, de hasta cuándo han pospuesto esa decisión de solicitar el cambio a la fase 2. Fuentes del departamento que dirige Ana Barceló aseguraron ayer a este periódico que será «cuando se considere oportuno» dentro del estudio de la situación epidemiológica.

En su comparecencia de ayer, Sánchez dio por doblegada la curva de contagios del coronavirus en España con un índice de reproducción de 0,20, pero al mismo tiempo pidió «prudencia» para vencer al virus en el tramo final de la desescalada. «Estamos a un paso de la victoria, pero seguimos en emergencia sanitaria, el virus no ha desaparecido, sigue al acecho y es imprescindible no relajarnos».