Parte de la cubierta de la sacristía de la iglesia de las Santas Justa y Rufina se ha venido abajo esta madrugada, según ha confirmado a el párroco José Luis Satorre. Este techo de bóveda de cañón presentaba una hendidura desde hacía tiempo.

Promote health. Save lives. Serve the vulnerable. Visit who.int

La DANA de septiembre pasado y las lluvias de esta primavera provocaron las había agravado. Esta misma semana estaba prevista la realización de catas para comprobar el estado de esta zona del templo, según Satorre.

El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, ha visitado el templo esta mañana. El municipio ha dado cuenta de los graves daños materiales que sufre el templo a los técnicos de la Conselleria de Cultura y a los que el Ayuntamiento y la iglesia van a solicitar ayuda inmediata.

La noticia del derrumbe ha generado una gran preocupación entre los vecinos de Orihuela. Esta iglesia y su característico y singular campanario gótico -únicos en la Comunidad Valenciana- cuentan con un gran valor simbólico y para el imaginario colectivo de los oriolanos -al margen de su religiosidad-: por ejemplo, es uno de los principales escenarios del día mayor de sus fiestas patronales en julio de la Reconquista, el Día del Pájaro Oriol, y también acoge el besapie del patrón Nuestro Padre Jesús.

El alcalde Emilio Bascuñana (PP) ha pedido en varios mensajes en las redes sociales que la Generalitat actúe para preservar este Bien de Interés Cultural. El edificio fue declarado Bien de Interés Cultural el 31 de octubre de 1971 y Monumento Nacional en 1971. Santas Justa y Rufina es uno de los templos más emblemáticos del amplísimo patrimonio arquitectónico religioso de Orihuela.

Fue restaurado de cara a la celebración de la exposición de la Luz de la Imágenes en 2003 por la Generalitat Valenciana pero una parte de la actuación prevista no se llegó a realizar porque el presupuesto fue derivado a la recuperación de la iglesia de Santiago.

El templo presenta problemas de asentamiento sobre el terreno desde hace muchos años porque el nivel freático está muy cerca de la superficie en esta zona del corazón del casco urbano oriolano -el río Segura discurre a escasos cincuenta metros-.Algo que se puede observar en las grietas de la portada principal.

La iglesia de las Santas Justa y Rufina se levantó en 1319 sobre el solar de una antigua mezquita. La sacristía con dos bóvedas de cañón en la que ayer se produjo el derrumbamiente se incorporó aledaña a la nave central en 1744. La sacristía fue realizada por el arquitecto Jaime Bort y Meliá, con un entablamento con decoración barroca que ha podido resultar dañado con el derrumbe. En gran parte el templo es de estilo gótico, aunque posee partes construidas o ampliadas en estilo barroco.