La crisis sanitaria provocada por el Covid-19 está provocando «una situación de emergencia en cáncer» y más del 34 % de las personas con esta afección ha sufrido ansiedad y depresión durante el confinamiento. El coronavirus está causando «un impacto económico-laboral, sanitario, psicológico y científico en una población ya de por sí vulnerable».

Esta es la alerta que lanzó ayer la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) a la vista de los primeros datos de demanda de ayudas sociales y del estudio «Malestar psicológico en pacientes de cáncer durante el confinamiento del COVID-19».

Una de las principales conclusiones que se extrae es que las personas con cáncer se muestran bastante más preocupadas por la pandemia que la población española en general. Según el estudio, casi el 67% de los pacientes reveló estar muy preocupado por la pandemia, frente al 58,9% de la población general. Entre las preocupaciones más habituales de los pacientes están el riesgo de infección por Covid-19, las posibles complicaciones por la inmunodepresión cuando se encuentran en tratamiento o los problemas en la capacidad sanitaria para prestar una atención adecuada que pudiera interferir con el tratamiento óptimo de su enfermedad.