La Comunitat Valenciana promociona a la fase dos de la desescalada al completo, las tres provincias a partir del lunes, según anunció ayer por la tarde el director del centro de coordinación de alertas y emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón. El anuncio se adelantó un día ya que estaba previsto hacerlo hoy y no depara sorpresa, al contrario de lo que ocurrió en la fase 1 cuando el Consell estaba convencido de que avanzaría pero el Ministerio de Sanidad decidió que el 70 por ciento de los valencianos se quedaran en fase cero y solo promocionaron algunos departamentos de salud.

Esta vez, el ministerio ya no ha examinado a la Comunitat Valenciana por departamentos de salud, sino por provincias y ha determinado que las tres cumplen los requisitos parea pasar de fase. Simón ya advirtió tras la ocurrido en la fase 1 que no volvería a usar los departamentos de salud como medida para examinar la situación de la Comunitat Valenciana.

El Consell había remitido la documentación esta semana en la que solicitaba el pase después de que la anterior decidiera esperar por prudencia y, sobre todo, para evitar que pudiera producirse una situación como en la fase anterior. Lo primero es la seguridad sanitaria, defendió la Generalitat.

El pasado domingo, el presidente, Ximo Puig, ya anunció que esta semana se solicitaría el pase y puso en valor la decisión de mantenerse en fase 1 adoptada la semana anterior, un anuncio que el Gobierno destacó como prudente y prueba de la responsabilidad de los gestores valencianos, según señaló el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que en rueda de prensa elogió la decisión valenciana de quedarse en fase 1.

La fase 2 supone en la práctica el alivio de muchas de las restricciones. Una de ellas es la eliminación de las franjas horarias, aunque seguirán manteniéndose en el caso de las personas mayores de 70 años y colectivos vulnerables.

¿Qué se puede hacer en la fase 2 de la desescalada?

Más aforo para los bares

Otra de las medidas que cambian con el cambio de fase es que la apertura de bares y restaurantes puede aumentar el aforo y ocupar el interior aunque deberá mantenerse la distancia de seguridad. De hecho, el propio Simón reclamó ayer la necesidad de que se mantenga la responsabilidad personal para conservar medidas de higiene y de distanciamiento social ya que la crisis no acaba hasta que no se disponga de una vacuna que frene el coronavirus, algo que aún no está cerca según los expertos. También se elimina con la llegada de la fase 2 la restricción que limitaba a un kilómetro la distancia para pasear y la que prohibía realizar deporte fuera del municipio de residencia. A partir del lunes se permiten los paseos y las salidas con niños sin restricciones.

Abren los centros comerciales

En esta fase también se van a poder abrir las playas, manteniendo la distancia de seguridad entre los grupos de personas, y las piscinas recreativas, aunque a un 30 % de su aforo. También pueden comenzar las clases presenciales en los centros educativos, excepto en las universidades, aunque cada autonomía decidirá cuándo abrirán colegios, institutos y guarderías.

Se permiten las salidas de turismo activo y de naturaleza en grupos de hasta 20 personas.

Abren todos los comercios y servicios, independientemente de su superficie y se permiten las visitas a residencias de mayores, centros de personas discapacitadas y viviendas tuteladas en las condiciones que establezca cada comunidad autónoma.

Y abren los cines, teatros y similares, incluidos sus servicios complementarios como cafeterías, aunque sólo a un tercio de su aforo. Y están permitidas las reuniones de hasta 15 personas, que pueden salir a pasear juntas sin importar si conviven o no y sin el límite de un adulto por cada tres menores, así como apertura de academias y autoescuelas a un tercio de su aforo y celebrarse bodas de hasta 50 personas en lugares cerrados y de hasta 100 en espacios abiertos así como abrir centros de culto hasta la mitad de su aforo.

El presidente, Ximo Puig, y la consellera de Sanidad, Ana Barceló, celebraron el avance y pidieron prudencia. «Todavía queda un largo camino, algunos no podrán llegar con los demás, pero queremos llegar todos». Se eliminan franjas horarias, se podrá estar en el interior de cafeterías y bares, abrirán grandes comercios, las playas y piscinas permitirán el uso, recuerda Puig, que hace hincapié en la necesidad de no relajarse.